Te despiertas y al cabo de unos minutos te duchas con agua caliente. Luego vas a la cocina, tomas un vaso de agua de la nevera. Enciendes la cafetera y colocas pan en la tostadora.

¿Y qué tiene todo esto en común? Para todas estas actividades necesitas energía al igual que muchísimas tareas que realizas en el día.

Desde trabajar con el ordenador, lavar, secar y planchar la ropa hasta calentar la comida. Incluso tu confort y entretenimiento depende, básicamente, de la energía eléctrica y del gas.

No hay duda que, gracias a esta energía, la sociedad ha logrado desarrollarse y, a la vez, tener una vida más fácil. No obstante, lo negativo es que todo esto tiene un gran coste para nosotros y para el planeta.

mundo oscuro luces

 

Dependencia energética y el alto coste que tenemos que pagar

La energía es esencial para nuestras vidas pero para que ésta llegue a nuestros hogares hay que pagar un elevado coste que va más allá del tema monetario.

Y la razón es que la mayoría de la energía que se consume en el planeta deriva de los recursos no renovables, principalmente, del petróleo y del carbón que, como bien sabes, son recursos limitados.

Como consecuencia de la desmedida utilización de estos recursos fósiles para nuestros beneficios el planeta se ha visto afectado por los altos porcentajes de emisión de dióxido carbono.

Y aunque existen otras alternativas para producir energía, la realidad es que hasta el momento ha sido difícil lograr una completa transición energética hacia otras fuentes de generación menos dañinas para nuestro planeta.

¿Qué es la dependencia energética?

La dependencia energética se puede definir como la cantidad de recursos energéticos primarios que un país requiere importar para poder satisfacer su demanda de consumo interno.

No todos los países cuentan en su territorio con recursos fósiles suficientes para lograr la producción de energía en cantidades suficientes y dependen de los que si los tienen. España y Europa son dependientes energéticamente.

¿Cómo se clasifica la energía?

Antes de continuar abordando este tema es importante tener claro la manera en la que se clasifica la energía. Principalmente se divide en dos grupos: renovables y no renovables.

Pero además se puede clasificar como fuentes de energía primaria y fuentes de energía secundaria, estas últimas dependen de la transformación de las primarias.

Fuentes de energía renovables y no renovables

En la naturaleza existen recursos que se agotan al ser utilizados, como es el caso de los hidrocarburos y el uranio. Se trata pues de fuentes no renovables.

Mientras que entre las fuentes renovables se encuentran, por ejemplo, los rayos solares, el viento y el agua que también permiten generar electricidad, pero de una manera más sustentable.

Fuentes energéticas primarias y secundarias

Las fuentes energéticas primarias son los que obtienen directamente de la naturaleza como es el caso del viento, el agua, el sol, biomasa, carbón, petróleo, gas o uranio.

Mientras que las fuentes energéticas secundarias son las resultantes de las transformaciones de estos recursos primarios.

Por tanto, la electricidad al igual que la gasolina, el gasoil, la nafta, entre otras, dependen de los recursos naturales para poder existir.

España y la dependencia energética

La producción energética de España depende en más de un 70% de recursos energéticos primarios no renovables que debe importar de países para el abastecimiento interno.

Esto supone un alto coste para la economía de la nación y, además, genera una marcada dependencia de otros países, lo que pone en riesgo la estabilidad del sistema energético. ¡estamos atados!

De esta manera es muy difícil tener un control sobre los precios que terminan por afectar a los consumidores finales y, en general, a todo el país. Por ejemplo, el precio del gas depende, en gran medida, de las decisiones unilaterales de países como Rusia o Argelia con las amenazas continuas sobre el cierre, o no, de los respectivos gaseoductos que conectan con Europa.

Dependemos casi totalmente de otros países y de las variaciones de precio que ocurran en este mercado sin poder hacer demasiado para tener un mayor control.

Además, nos hemos convertido en altos contribuyentes en la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera. En pocas palabras somos corresponsables de un inmenso daño al medio ambiente que nos afecta.

arbol bombilla

 

¿Cuáles son las consecuencias de esta dependencia energética?

Las dos consecuencias directas de nuestra necesidad de importar recursos energéticos primarios de otros países son:

  • Inestabilidad de suministro

Dependemos de los países que exportan estos recursos primarios. Por tanto, cualquier acontecimiento a nivel global puede afectar el suministro de un momento a otro.

  • Alto coste y fluctuaciones de precios constantes

El precio de la energía en España sufre constantes fluctuaciones porque no podemos tener un control sobre el precio de los recursos primarios.

Bajo este esquema es difícil tener una planificación y ésto, como hemos comentado, puede tener un efecto inmediato en la economía del país.

El papel de los recursos renovables en la independencia energética

A pesar del marcado esfuerzo durante los últimos años a través de políticas que estimulan la búsqueda de fuentes de energía alternativa en Europa y específicamente en España, la dependencia energética sigue siendo alta.

Si se desea avanzar al respecto hay que insistir en el tema y focalizar nuestros esfuerzos en los recursos renovables que juegan un papel vital ante la posibilidad de independencia económica. Además, en España, respecto otros países, tenemos la suerte de tener mucho sol! Aprovechemos este recurso ilimitado! ;)

Optar por el empleo de fuentes renovables no solo reduce la dependencia energética exterior, sino que también es positivo a nivel social porque permiten generar nuevas fuentes de empleo y oportunidades de negocio.

Energías alternativas ¿Qué opciones tenemos?

Las fuentes primarias renovables además de abrir una ventana a la independencia energética permiten ser parte de modelos de abastecimiento más sustentables y entre las opciones están:

Energía solar

Basada en sistemas que usan las radiaciones solares como recurso para generar energía eléctrica, tales como los sistemas térmicos y los sistemas fotovoltaicos.

placas solares

 

En España tenemos una gran ventaja y es que el sol nos acompaña prácticamente todo el año, aunque algunas regiones están más beneficiadas que otras, en líneas generales el sol es aprovechable en toda la nación para generar energía solar.

Siendo totalmente factible la instalación de paneles solares fotovoltaicos para lograr el autoconsumo energético.

Energía Eólica

Se obtiene por la acción de las corrientes de aire terrestre con sistemas que permiten aprovechar las masas de aire para generación de energía.

molinos de viento

 

Aunque el país se encuentra entre los 10 primeros países productores de energía eólica, esto no ha sido suficiente para reducir la dependencia energética externa.

Energía hidráulica

Se obtiene al aprovechar la energía potencial gravitatoria del agua, es decir, la caída de la misma de un punto más alto y a través de sistemas de micro turbinas se pude generar energía.

Gracias a la condición de península de España, tenemos un enorme litoral, así como ríos que crean las condiciones ideales para optar por la energía hidráulica.

Energía Geotérmica

Consiste en el aprovechamiento del calor que se almacena en la corteza terrestre, se puede emplear para refrigerar, calecfacionar, suministrar agua potable e incluso para generar electricidad.

Se trata de una fuente de energía natural, renovable y limpia que no depende de las condiciones meteorológicas, aunque solo tiene disponibilidad en determinados lugares.

También existen otras alternativas como la energía undimotriz o de las olas, que es la energía generada por el movimiento del agua en la superficie de los océanos y mares.

O la denominada biomasa que se obtiene por la descomposición de la materia orgánica. Con ella se transforman los residuos forestales, agrícolas o domésticos en combustibles.

Un adecuado modelo energético

Lo ideal sería realizar una transición energética que permita a España basar su consumo energético en fuentes primarias renovables disponibles pero esta es una meta que puede llevar tiempo.

De momento es importante acelerar esa transición energética y por lo menos disminuir progresivamente la dependencia energética extranjera.

Por lo menos como para revertir el porcentaje de dependencia que nos mantiene vulnerables a nivel energético y optar mayoritariamente por fuentes primarias renovables a nuestro alcance.

Pero para hacer frente a este reto es necesario que el modelo energético sustentable refuerce dos pilares fundamentales uno de ellos obviamente es las energías renovables y el otro el ahorro energético.

Ahorro energético, una herramienta poderosa

Fomentar el ahorro energético es vital para imprimirle velocidad a la transición energética. En este sentido, podemos ser co-partícipes del proceso.

Mientras los hogares no puedan optar por la implementación de sistemas de abastecimiento energético sustentables que no dependan de los hidrocarburos el reto será bajar el consumo.

Individualmente se pueden tomar ciertas acciones tales como:

  • Utilizar electrodomésticos de eficiencia energética A y B.
  • Cambiar las bombillas de alto consumo por las de bajo consumo o led.
  • Mantener en óptimas condiciones los equipos de climatización para evitar consumo innecesario.
  • Proveer las viviendas de aislamiento térmico para evitar las pérdidas de temperatura interna.

También hay que recordar que existen políticas e incentivos para facilitar la instalación de sistemas de autoconsumo como paneles solares para el autoabastecimiento total o reducción de consumo energético.

Finalmente, todas las acciones que conlleven a mejorar la calificación en el certificado de eficiencia energética no solo contribuyen a evitar la dependencia externa sino también conlleva grandes beneficios individuales. Entre ellos, menores gastos por concepto de facturación eléctrica o de gas, reducción de impuestos e inmuebles más atractivos ante la posibilidad de venta o alquiler.

gas

 

Razones para reducir la dependencia energética

  • Disminuir la emisión de CO2

Al no poder cubrir nuestra demanda energética con fuentes primarias accesibles tenemos que recurrir a importar recursos no renovables de otros países, principalmente fósiles.

La quema de estas fuentes de energía primara para convertirlas a secundaria genera una excesiva liberación de CO2 a la atmósfera.

  • Mayor respeto por el ambiente

Además de la liberación de CO2 al ambiente, durante la extracción de los recursos fósiles se usan métodos agresivos que contribuyen al deterioro del planeta.

Y las generaciones futuras merecen una mejor herencia de la que estamos dejando. La buena noticia es que estamos aún a tiempo de rectificar y actuar.

  • Una mejor sociedad

La disputa por el control de los hidrocarburos especialmente el petróleo ha sido motivo de guerras y luchas sangrientas en los países productores.

Y a pesar que la tenencia del llamado oro negro pudo haberse traducido en prosperidad para las naciones y sus habitantes ha sucedido todo lo contrario en la mayoría de los países.

  • Beneficiar la economía

Poder basar el consumo energético en fuentes primarias accesibles en España permitirá una sustancial mejoría de la economía familiar, empresarial y en general de la nación.

No solo por la reducción de costes de consumo sino también por la posibilidad de generar nuevas fuentes de empleo.

¡Un mejor futuro depende de acciones concretas!

Para lograr resultados en conjunto que encaminen a España a una menor dependencia energética es imprescindible la actuación de todos. Tenemos que ser conscientes y responsables de nuestros propios actos como consumidores de energía. ¡El poder del consumidor!

Para empezar, si tu vivienda ya tiene el certificado de eficiencia energética y la calificación no es la más favorable puedes optar por mejorarla para contribuir así a la reducción de emisiones de CO2 y fomentar el ahorro energético mediante el menor consumo energético de tu vivienda.

Ten en cuenta que el informe que realiza el certificador energético incluye una serie de recomendaciones que te permitirán lograr este objetivo.

Después de realizar reformas en tu vivienda conforme a las recomendaciones dadas por el arquitecto o ingeniero podrás tramitar un nuevo el certificado energético que reflejará una mejor calificación energética.

Ante cualquier duda consulta con toda confianza con los profesionales disponibles en nuestra plataforma y si deseas contar con su servicio puedes elegir entre varios perfiles.

Directorio de Certificados Energéticos