Mudarte de casa puede parecer una tarea muy complicada y lo primero que debes considerar, es si tu presupuesto es suficiente para comprar una vivienda o alquilar una. Sin embargo, si tienes todos los requisitos para un alquiler, las cosas se facilitan un poco más.

Cada opción tiene sus propios factores a considerar en todo momento. Y es que, al querer mudarte, debes considerar algunas cuestiones como lo son:

  • La zona a donde te vas a mudar
  • La casa o apartamento en sí
  • Los vecinos
  • La distancia a recorrer diariamente
  • Si tienes establecimientos de primera necesidad cercanos, como panaderías, supermercados, farmacias, y más

En el caso del alquiler de una vivienda, desde el año 2013 es obligatorio que, junto con el contrato de alquiler, obtengas también el certificado de eficiencia energética o certificado energético. Este requisito es muy importante considerarlo, tanto si vas a alquilar o si eres el propietario del inmueble a alquilar.

Casa de madera verde ecológica alquiler

Este certificado energético es un documento realizado por un ingeniero o un arquitecto en el que se indica el consumo energético que realiza vivienda en condiciones normales de funcionamiento. Este nivel es catalogado en letras desde la A hasta la G, en donde la primera es la más eficiente y la última la de mayor gasto energético.

La eficiencia energética se mide después de revisar varios elementos, como si la vivienda cuenta con calefacción, o no, tamaño de las habitaciones, cerramiento correcto, o no, si cuenta con doble acristalamiento… entre otros.

Sin embargo, no todas las viviendas tienen la obligación del certificado energético y hay algunos casos en los que se hace una excepción.

Casos en los que NO es obligatorio el certificado energético

Existen algunas excepciones del certificado energético. Por ejemplo, cuando la vivienda tiene una superficie menor a 50 m2 y se encuentra aislada (por ejemplo, la típica caseta de jardín…), no tiene la obligación de presentar el certificado energético para su alquiler o venta. No hay que confundirse porque los pisos de menos de 50 m2 sí que tendrían la obligación de obtener el certificado de eficiencia energética porque no se encuentran aislados. Casi siempre hay un piso colindante al lado, arriba o abajo y, por eso, no se consideran aislados.

También se aplica la excepción, cuando es un edificio industrial dedicado a las actividades industriales específicas (si hubieran oficinas dentro del edificio industrial sí se tendría que certificar energéticamente la parte destinada a oficinas). Igualmente, cuando la vivienda o edificio es comprado para realizar una reforma o para demolerlo.

Otra de las excepciones es cuando la vivienda está destinada a ser alquilada por un máximo de 4 meses al año (típica vivienda de alquiler vacacional). Los edificios religiosos, son otros de los inmuebles que no necesitan el certificado energético.

Adicionalmente, todo monumento o edificio que tenga un valor histórico, ya sea por su arquitectura o por su historia, también entran en la excepción.

También podemos nombrar las construcciones que son fabricadas provisionalmente y los establecimientos o talleres que son destinados para labores agrarias y no residenciales.

Si tu vivienda no cumple alguna con estas excepciones, entonces debes conseguir el certificado energético para poder alquilar la misma.

En caso contrario, te expones a recibir una multa que ronda desde los 300 hasta los 6.000 euros. Y recuerda, si eres quien alquilas el inmueble, debes exigir tu copia del certificado energético, por si se presenta alguna inspección y te lo solicitan.

Además, con el certificado de eficiencia energética podrás saber cuánto consume energéticamente la vivienda que quieres alquilar y compararla con otros inmuebles de la zona. Anualmente, puedes ahorrar mucho dinero si prestas atención al consumo energético de una vivienda y te inclinas por una vivienda bien aislada y con una calificación energética alta.

De hecho, la Unión Europea impulso la obligación de obtener el certificado de eficiencia energética precisamente para que se comparen consumos energéticos y que la calificación energética sea otro factor determinante a la hora de decirse por una vivienda u otra. De este modo, los propietarios que quieran vender o alquilar un inmueble se preocuparán también por la eficiencia energética del mismo.

Muchas veces no le damos importancia a un aspecto tan importante como el consumo energético de un inmueble siendo el sitio donde más tiempo se destina.

Pasos para solicitar el certificado energético alquiler

Cuando no tienes el certificado energético o se ha vencido (caduca a los 10 años), debes solicitarlo contactando a una empresa especializada, para que un técnico pueda realizar la inspección y emitir el certificado. El coste puede variar según las zonas. Consulta aquí las ofertas de certificados energéticos para toda España.

El día que te visite el técnico, éste te hará algunas preguntas sobre la calefacción, refrigeración, y otros aspectos.

Además, realizará una revisión muy detallada sobre diversos puntos clave, para determinar cuál nivel de eficiencia energética le corresponde a la vivienda (iluminación, instalaciones térmicas, equipos… otros).

También, debes tener a mano la referencia catastral de la vivienda, ya que el técnico lo más probables es que la solicite. Puedes encontrar la referencia catastral en cualquier recibo del IBI del inmueble.

Después de realizar la inspección, el técnico entregará el certificado de eficiencia energética o certificado energético para su posterior Registro obligatorio.

En caso de haber solicitado también el registro de certificación, te deberán entregar la etiqueta de nivel de eficiencia energética, la cual está catalogada con una letra que va desde la A hasta la G.

Otro requisito que debes cumplir, con carácter obligatorio, al obtener el certificado energético, es que tienes que registrarlo en tu Comunidad Autónoma. El técnico que hizo la inspección, te podrá orientar sobre el sitio al cual dirigirte para realizar el mismo. Aunque se recomienda que el certificador energético o técnico se ocupe de Registrar el certificado de eficiencia energética puesto que puede ser un trámite algo engorroso. Además, el Registro es obligatorio sí o sí. Legalmente, de poco sirve un certificado de eficiencia energética si no se registra en el Registro Autonómico correspondiente.

Algo que es importante conocer, es que este certificado energético tiene una vigencia de 10 años. Por lo tanto, puedes alquilar o vender el inmueble sin problemas durante ese tiempo. Al expirar la vigencia del mismo, deberás volver a solicitar uno nuevo.

Alquilar o vender con certificado energético

llaves casa alquiler

Si eres dueño de un inmueble y quieres alquilarlo o venderlo, recuerda que es obligatorio el certificado energético.

Si no lo posees, seguro que tendrás problemas y te expones a una infracción. Igualmente, tu inquilino puede denunciarte y causarte inconvenientes.

Una ventaja que tendrás con el certificado energético, es que tus inquilinos pueden conocer la eficiencia energética de la vivienda. Mientras mejor sea la calificación, llamarás la atención de más inquilinos o compradores.

Es una gran ventaja que conozcas el ahorro que puedes obtener con el consumo energético, cuando una vivienda es eficiente en ese aspecto. Por esa razón, no es recomendable que alquiles o compres una vivienda sin este certificado.

Las Comunidades Autónomas son las que regulan el cumplimiento de esta Ley. Ellas, mediante sus correspondientes organismos, son las que se encarga de velar que los arrendatarios o vendedores de inmuebles, posean el certificado energético vigente.

Dentro de las labores de este organismo, una de ellas es que tienen que tener registrados todos de los certificados energéticos. De hecho existe un registro público donde puedes consultar si una determinada vivienda dispone del certificado de eficiencia energética y ver su consumo energético.

Otra de las tareas de las Comunidades Autónomas, mediante los organismos legalmente habilitados, es atender las denuncias que se realicen y revisar todas las transacciones de alquiler que estén registradas legalmente.

Los arrendadores y vendedores de inmuebles que incluyan el certificado energético en sus transacciones, tienen grandes ventajas para atraer a los compradores o inquilinos, ya que, al ser transparentes, transmitirán mucha confianza.

La Etiqueta Energética

La etiqueta energética es una clasificación de la eficiencia energética de la vivienda y ésta se entrega junto con el certificado energético. La clasificación va en colores desde la letra A hasta la letra G, siendo la primera la más eficiente y la última la menos eficiente.

La letra A es el nivel con mejor eficiencia energética y se identifica con un color verde oscuro. El siguiente nivel es la letra B, cuyo color es verde más claro. Ambos niveles representan los de mejor eficiencia energética y por consiguiente llevan un mayor coste en inversión.

El tercer nivel es la letra C, cuyo color es un verde amarillento y representa eficiencia, pero no tan alta como los niveles anteriores. Le sigue la letra D con color amarillo, que es un nivel eficiente normal. Ambos representan eficiencia energética sin una inversión excesiva.

La letra E es de color un poco más anaranjado e indica que la vivienda no tiene mucha eficiencia energética. Actualmente, es el estándar de construcción. La letra F es el penúltimo nivel y certifica que la vivienda fue construida con exigencias térmicas. Es de color naranja.

El último nivel corresponde a la letra G, es de color rojo e indica que la vivienda fue construida sin ningún tipo de exigencia térmica y no cuenta en absoluto con eficiencia energética.

El certificado energético no sólo incluye esta etiqueta energética, sino que también recomienda las posibles mejoras que son viables para aumentar la eficiencia energética. También, indica el consumo energético de la vivienda y sus características energéticas.

¿Cómo alcanzar la eficiencia energética en tu hogar?

Alcanzar la eficiencia energética conlleva un ahorro al consumidor, y es que la contaminación es menor, se mejora la calidad de vida de las personas y te permite disminuir tu dependencia energética. A través de diversas acciones, se puede lograr esta eficiencia energética, sin embargo, supone un coste alto de inversión.

Lograr una eficiencia energética en tu casa u oficina, significa que ahorras en el consumo energético y sin tener que sacrificar tu calidad de vida o de la producción. Además, se puede alcanzar con un cambio en las costumbres de las personas o introduciendo nuevas tecnologías.

Hay muchas cosas que puedes hacer diariamente, para así aumentar la eficiencia energética y son muy sencillas, tales como lavar con la carga completa en la lavadora, guardar el agua que calientas en un termo, desenchufar y mantener apagados todos los electrodomésticos que no estés usando, entre otras.

También puedes utilizar en tu casa, bombillas de poco consumo energético y que tengan la etiqueta energética de letra A, pero además de eso, puedes ahorrar mucho más si apagas las luces que no necesites. Luz que apagas, luz que no pagas. 😉

¡Aprovecha la luz natural al máximo! Y si tus paredes están pintadas de colores claros, reflejarán mejor la luz.

Distribuir de una manera eficiente las bombillas, te ahorrarán en el consumo energético. Por ejemplo, puedes instalar bombillas más bajas en los pasillos y en los balcones. Si iluminas directamente el área de trabajo, utilizarás de una manera óptima la energía eléctrica.

Un error común que cometen las personas, es dejar conectado el cargador del móvil después de haber cargado el mismo. Si lo dejas enchufado, éste continúa consumiendo energía eléctrica.

Los ordenadores no consumen mucho, pero también pueden ayudarte a ahorrar en el consumo energético, si les programas el ahorro de energía. Cuando no lo estés usando, éste activará automáticamente el modo de ahorro energético.

Trata de no abrir demasiado la puerta del refrigerador, ya que consume energía cada vez que lo haces. También, te debes asegurar de cerrar la puerta del microondas al usarlo. Los electrodomésticos que compres, debes revisarles el sello energético, de esa manera comprarás el mejor.

Igualmente, puedes ahorrar cuando planches, no la dejes demasiado tiempo encendida sin usar y clasifica la ropa, de manera de usar la plancha con las temperaturas adecuadas para cada prenda.

Si compras artefactos eléctricos, debes elegir los que tengan el tamaño y la potencia que cubra tus necesidades. No gastes en aparatos que tienen potencias superiores, que no van a ayudarte y lo que harás será un desperdicio.

En una casa eficiente energéticamente, puedes lograr ahorrar hasta un 40% del consumo de energía. Además de todas las cosas que puedes hacer, hay mejoras en la casa que te permiten alcanzar un ahorro energético extra.

Por ejemplo, si tienes ventanas con doble cristal, te permiten mantener el aislamiento térmico y durante el invierno no permiten que se pierda calor dentro de la casa. Mientras que, durante el verano, mantienen la frescura de la misma, de esa manera ahorras en ventiladores o calentadores.

Si reparas las filtraciones de aire, puedes lograr un ahorro en el consumo energético, ya sea para calentar o refrescar una estancia. La reparación puede ser muy sencilla, con silicona o masilla.

Y detectar esas filtraciones de aire, también es una tarea fácil (con una vela puedes detectar las mismas). Cuando acercas la vela al lugar donde puede haber la filtración de aire, la llama se moverá en dirección contraria.

Otra de las mejoras es ahorrar en agua caliente. Si utilizas sistemas con acumulación de agua caliente, puedes lograr este cometido. La calefacción de la casa se puede mantener en buen estado, cuando le haces por lo menos una vez al año un buen mantenimiento.

Los aires acondicionados deben regularse a una temperatura fija (se recomienda 25 grados). De esta manera, cuando enciendes el aire acondicionado no se desperdicia energía.

Inversiones que pueden ahorrar en consumo energético

Hay cosas que puedes hacer para aumentar la eficiencia energética de tu casa y sin tener que gastar un euro. Pero hay otras en las que, con una pequeña inversión, podrías lograr la eficiencia energética que deseas.

Dentro de las acciones que puedes realizar y que no te van a costar nada, están los cambios de rutinas, por ejemplo, cuando salgas de una habitación apaga la luz, no encender electrodomésticos que no vayas a usar, apagar el tv cuando no lo estés viendo, entre otras.

Otras de las acciones que puedes considerar que te costarán una pequeña inversión, se refieren a la incorporación de nuevas tecnologías que facilitarán tu objetivo, que es aumentar la eficiencia energética de tu casa.

Esta pequeña inversión, podrías recuperarla en poco tiempo con el ahorro que te suministrará. De acuerdo a la orientación de la casa donde habitas, es posible aprovechar la misma y lograr un ahorro entre 10% y 15% del consumo energético durante el verano e invierno.

En invierno, puedes aprovechar las zonas donde llega el sol. Mueve las cortinas o abre las persianas para que éste ingrese fácilmente a la casa, proporcionándote calor e iluminación gratis.

Cortinas

En verano, puedes instalar pequeños toldos plegables para que protejan la zona de los rayos solares. Además, las persianas y las cortinas ayudan a mantener fresca la estancia, al bloquear la entrada de rayos solares.

La compra de toldos plegables, cortinas, persianas son un gasto pequeño que no sólo contribuirán a la decoración del lugar, sino que te proporcionarán protección cuando la necesites. Además, te ayudará con el ahorro en el consumo energético.

Aunque creas que no influye en la eficiencia energética, los jardines que tienen árboles con muchas hojas, pueden brindar sombra y frescura durante el verano, y dejar pasar los rayos solares en invierno. Estos árboles cerca de la casa, brindan protección a paredes y techos.

En cuanto a la calefacción, actualmente se considera que lo más eficiente, son las calderas de condensación que tienen bajo consumo. Pero las mismas, suponen una inversión muy alta para poner pisos radiantes de bajas temperaturas.

Además de que se necesitan hacer perforaciones y es muy complejo realizar este trabajo. Si estás construyendo tu casa, puedes aprovechar realizar el trabajo. Es una de las formas más eficientes que hay, pero la recuperación de la inversión tarda mucho tiempo.

En su lugar, puedes utilizar calefacción a gas natural, el cual es mucho más económico y también es muy eficiente.

El aire acondicionado en verano puedes utilizarlo de una manera eficiente, cuando regulas el termostato a una temperatura fija (se recomiendan 24 grados). Debes asegurarte de que el equipo cumpla con las especificaciones energéticas de eficiencia, así que siempre verifica la etiqueta.

La compra de artefactos eléctricos con etiquetas de alta eficiencia, cuestan un poco más, pero la inversión se recupera rápidamente en pocos meses. Actualmente, continúan innovando en la fabricación de estos electrodomésticos, incluso algunos han sido adaptados para ser usados con gas natural.

La iluminación del futuro ya está funcionando. Las bombillas LED son las de mayor eficiencia energética que existe actualmente, además de que son muy duraderas. Sin embargo, el consumidor los ve como un gasto alto y no como un ahorro a futuro.

Es una inversión que puedes hacer en las principales zonas de la casa, que mantienes por más tiempo iluminadas, por ejemplo, el exterior de la vivienda. La cocina, la sala y la habitación, también son estancias en las que puedes mantener la luz encendida por más tiempo.

Si compras todas las bombillas de una sola vez, la inversión va a ser alta, pero la puedes recuperar a mediano plazo, con el ahorro energético que vas a obtener en tu facturación.

Pero, si no tienes un presupuesto suficiente para realizar una inversión fuerte, puedes ir reemplazando las bombillas tradicionales por bombillas LED poco a poco, hasta así lograr cambiarlas todas.

luces led bajo consumo

La energía solar es una de las más eficientes, pero el coste de inversión es bastante elevado. Sin embargo, si puedes realizar la inversión en energía limpia renovable, es recomendable que lo hagas.

Si vives en una zona muy soleada, será una gran ventaja para ti. Los paneles solares los hay de diferentes tamaños y según tu necesidad, podrás instalar muchos o pocos. Incluso, puedes convertir tu vivienda en una vivienda híbrida, donde equilibras los consumos energéticos de una manera más eficiente.