La crisis energética y la imperiosa necesidad de disminuir la contaminación del medio ambiente producido por las formas tradicionales de generar energía fomentaron la búsqueda de opciones alternativas y naturales. El propio medio ambiente brinda recursos que pueden ser aprovechados y explotados, y uno de ellos lo vemos todos los días: el sol.

El uso y producción de energía fotovoltaica fue aumentando sustancialmente en los últimos dos años, y las proyecciones marcan que en este 2019 se espera un crecimiento aún mayor. La utilización del sol a través de paneles solares en los techos de viviendas y edificios como forma de autoconsumo parece ser una de las opciones más viables para mejorar el cuidado del medio ambiente. ¿Por qué ahora? ¿Cómo funciona y cuáles son sus beneficios? ¿Cuál es su precio, donde se pueden conseguir? Estas preguntas serán contestadas a continuación.

Qué es y cómo funciona la energía fotovoltaica

Tomemos una vivienda tradicional como ejemplo. El sol brinda constantemente energía gratuita que no es aprovechada. Esto cambia instalando paneles solares en el techo del hogar, y así, esa energía deja de perderse en la nada y es transformada en electricidad. A medida que los paneles captan los rayos solares, un aparato llamado inversor (muy parecido a un mini contador) adapta esa energía a la corriente eléctrica continua, y así se alimenta la luz eléctrica de la casa y los diversos electrodomésticos.  En caso de haber energía sobrante, esta se envía a la red eléctrica. En el caso contrario, si los paneles no producen energía suficiente para abastecer el hogar, ya sea por insuficiencia o porque no hay sol, se puede recurrir a energía de la red eléctrica.

Así se logra el autoconsumo eléctrico, es decir, la producción de energía de forma individual o incluso con un vecino, para consumo propio. Además del claro beneficio de utilizar un recurso natural infinito, gratuito y limpio que evita todo tipo de contaminación, también se reduce la factura de luz un 30% en promedio. Por eso, no solo son los vecinos los que comienzas a instalar este método en sus casas. Las administraciones públicas, como por ejemplo el Ayuntamiento de Madrid comienzan a volcarse hacia la energía fotovoltaica, ya que se anunció la construcción de placas solares en 51 edificios municipales, que traerán como resultado un ahorro anual de más de 115.000 euros. Incluso empresas privadas, como Aena, aprobaron a través de su Consejo de Administración la construcción de paneles solares en todos sus aeropuertos, con los que esperan alcanzar un 70%de ahorro en el recibo de luz.

Bombilla en la oscuridad

Datos Oficiales

Según los datos oficiales que brinda la Unión Española Fotovoltaica, también conocida por sus siglas UNEF, durante el 2018 en España se instalaron 261 megavatios de energía fotovoltaica, casi un 100% de crecimiento respecto al año anterior. Las proyecciones esperan que en el 2019 el crecimiento no se detenga, sino todo lo contrario: se espera un establecimiento definitivo con la instalación de más de 300 megavatios, casi llegando a los 400MW.

El comienzo de los números oficiales se remonta al año 2013, cuando empezó la medición del autoconsumo. Por aquel entonces, en España había instalada una potencia de energía solar de 122 MW, de los cuales solo 19MW correspondían al autoconsumo. La suma continuó en ese promedio hasta el año 2017, cuando aumento a un total de 135MW, 122 de ellos destinados al autoconsumo. Al año siguiente, la suma aumento a 262MW, siendo el 90% (235MW) provenientes del autoconsumo.

placas solares campo

A pesar de este avance, es importante destacar que la potencia instalada en España todavía está lejos de otros países europeos, ya que representa tan solo el 3% del total de la potencia instalada en Europa, que asciende a los 8,5 gigavatios. Sin embargo, como ya se mencionó antes, se espera un crecimiento importante para este 2019. Esto sumado al aumento rápido de los últimos 2 años lleva a la pregunta, ¿Cuales son los motivos para este desarrollo tan rápido?

Motivos del Crecimiento

Este auge de instalación de paneles solares como forma de autoconsumo de energía tiene dos razones fundamentales. En primer lugar, su precio: en los últimos diez años, se ha reducido en más de 80% el precio. En segundo lugar, y con más valor, el cambio regulatorio que se dio en España en octubre del año pasado sobre el autoconsumo de energía. Estos cambios desaparecieron las cargas y barreras que ralentizaban el proceso de instalación, permitieron el autoconsumo compartido y otros beneficios.

Cambios en la legislación

“Por fin este país se libra del gran absurdo del que se han mofado la mayor parte de los observadores internacionales” fueron las palabras exactas de la ministra Teresa Ribera el pasado octubre de 2018, cuando se modifico la legislación sobre energías renovables y se proclamo el Real Decreto ley 15/2018, de 5 de octubre, el cual incluye:

  • Eliminación al “Impuesto al sol”, que había sido establecido en octubre de 2015 por el gobierno del Partido Popular, y obligaba a pagar un impuesto por la energía de la propia instalación, bajo la premisa de que ayudaba a mantener el sistema eléctrico.
  • Simplificación de trámites técnicos necesarios.
  • El derecho al autoconsumo compartido entre vecinos.  La ministra explico que el más del 60% de los españoles vive en covecindad. Además, el experto en energía Jorge Morales de Labra detallo: “lo que se prevé ahora que se facilite es que tengas toda la cubierta llena de placas y compartir con los vecinos, que cada uno pueda consumir esas energías. Si no están los vecinos, tu consumirás el total, y si están lo consumiréis entre todos”
  • Eliminación de trabas burocráticas que dificultaban una mayor movilidad eléctrica
  • Medidas fomentadoras de generación eléctrica a partir de fuentes renovables. Esto sirvió como una extensión de los permios de acceso y conexión otorgados en el 2013, que iban a claudicar en diciembre.

Como dato final de aquel octubre, Teresa Ribera había dicho que “el retraso que España lleva en esta materia, pensemos que un país tan rico en sol como es España cuenta con mil instalaciones frente a las más de un millón con las que cuenta Alemania”. Si bien estos números mejoraron desde el año pasado, aun queda mucho terreno por mejorar y desarrollar.

¿Venta de energía?

La creación de un nuevo decreto permitió la llegada de una nueva modalidad: vender energía sobrante a cambio de dinero, o de un descuento en la factura. El Real Decreto establece dos tipos de consumidores. Primero, aquellos autoconsumidores sin excedentes, es decir, que producen lo justo y necesario para su instalación. Segundo, aquellos autoconsumidores con excedentes, que podrán entregar esa porción de energía sobrante a la red eléctrica a cambio de una compensación.

Los autoconsumidores con excedentes se subdividen en dos categorías:

  1. Con excedentes de más de 100 kilovatios: estos deben registrarse como generadores eléctricos y tributar bajo ese rotulo al considerarse una actividad económica. Pueden vender la energía extra a cambio de dinero.
  2. Con excedentes de menos de 100 kilovatios: tienen la posibilidad de ingresar al mecanismo de compensación simplificada, la cual se basa en entregar la energía excedente a las comercializadores, pero en lugar de hacerlo por dinero, reciben un descuento en la factura.

En el segundo caso, pasa a jugar el acuerdo entre consumidor y comercializadora. Si se trata de un contrato de Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), el descuento en la factura del excedente será a precio de mercado, menos los costos de comercialización. En cambio, si el contrato es a mercado libre, las partes deben juntarse y llegar a un acuerdo para fijar el precio del excedente. Es importante aclarar que la comercializadora nunca devuelve dinero, por lo que el máximo descuento posible en la factura será hasta llegar a cero.

Todo este conjunto de medidas propicia el auge de la energía fotovoltaica como una fuerte alternativa a la electricidad tradicional.

Precio de instalación

El valor para instalar placas solares en una vivienda en particular depende de varios factores, como el consumo, el espacio, y la rutina. Las instalaciones pueden variar entre 2000 y 10.000 euros, con una rentabilidad del 5%. Según el experto Jorge Morales de Labra, la inversión inicial para una familia promedio seria de 5.000 euros aproximadamente, cifra que permite instalar diez paneles solares en una superficie de veinte metros cuadrados. A su vez, este autoconsumo supondría un ahorro de entre 30 y 35 euros en una factura por el doble de esa cantidad.

Es importante hacer énfasis en la palabra inversión. No se trata de un gasto, sino de una apuesta a futuro. El autoconsumo se va amortizando mes a mes con el descuento en la factura, además de tener la posibilidad de vender el excedente de energía producida. Hay que tener en cuenta a su vez los beneficios que se logran. Se disminuye la demanda de energía eléctrica tradicional, y directamente la contaminación al medio ambiente que estas generan, utilizando un recurso natural, infinito y limpio.

maquinaria solar

¿Donde se consiguen los paneles solares?

Con la caída del impuesto al sol y las nuevas regulaciones, se abrió la puerta a que empresas multinacionales comiencen a vender paneles solares en España. Muchas de ellas ya lo hacían en otros países.

La multinacional sueca Ikea fue una de las primeras en sumarse a la venta de paneles solares, productos con los que tuvo mucho éxito en Suiza, Japón y Reino Unido. Como suele caracterizarse, ofrece instalación y montaje todo incluido, al precio más bajo del mercado. Juvencio Maeztu, vicepresidente y director financiero de Ikea, expreso su contento: “Damos la bienvenida a la desaparición del ‘impuesto al sol’. Es una buena noticia para el consumidor, le dará la posibilidad de ayudar al planeta y al mismo tiempo le permitirá ganar dinero”. Gracias a los acuerdos con empresas energéticas locales, Ikea puede brindar los precios más baratos. “Nosotros te hacemos un presupuesto de cuánto te cuestan los paneles, cuánto te ahorras y cuánta es la inversión, y en una mañana te lo instalamos” agregó Maeztu.

Sin embargo, la primera empresa que comenzó a vender paneles solares fue Leroy Merlín, en febrero de este año. La compaña francesa se adelanto a todos y ofrece un amplio abanico de posibilidades, que van desde los 5.000 hasta 30.000 euros, y los cuatro modelos de placas más habituales, con financiación incluida. “Queremos contribuir a mejorar la vida en los hogares de nuestros clientes y su entorno, ofreciéndoles asesoramiento y gamas de productos que les ayuden a consumir de forma más responsable”fueron las palabras de Rodrigo de Salas, responsable de Leroy Merlín España.

LG Electronics también ingreso en el mercado español de paneles solares, tras más de 2 años haciéndolo en otros países. Según ellos, ofrecen la placa más eficiente de mundo, con una garantía de rendimiento del 93% por los próximos 25 años, con un precio promedio de 6.000 euros.

El negocio está en auge, y hasta los bancos quieren participar, como es el caso de Sabadell Consumer Finance, el cual firmo un acuerdo con la distribuidora SotySolar para financiar las instalaciones en cómodas cuotas.

España brinda ayuda al autoconsumo a través de los municipios, alrededor de 45 de ellos realizan descuentes al Impuesto sobre Bienes Inmuebles de entre 30% y 50%. Este es el caso de Madrid, que aplica una rebaja del 50%, siempre y cuando la producción de energía solar cubra al menos la mitad de la demanda del hogar. Otros municipios, como el de Barcelona, brindaron ayudas para la compra de instalaciones de hasta 40%, o de 3.000 euros por vivienda.

Conclusión

El auge del autoconsumo de energía a través de paneles solares es innegable. Las proyecciones marcan que seguirá creciendo este año, y aparece como una opción fuerte para disminuir el uso de la electricidad tradicional. La posibilidad de utilizar un recurso natural, infinito y limpio, y transformarlo en energía eléctrica es digna de ser aprovechada. Los hogares y edificios pueden contribuir a la lucha contra la contaminación del medio ambiente sin disminuir su consumo de electricidad. En el tiempo que vivimos, cualquier ayuda para mejorar el entorno en el que vivimos es fundamental.