Quizá creas que cuando apagas un electrodoméstico o aparato eléctrico en general, ya no consume electricidad, pero no podrías estar más equivocado. Muchos electrodomésticos tienen en la actualidad un modo de espera (“stand by” en inglés) que les permite ser encendidos de nuevo de forma rápida, sin empezar, digamos, desde cero. Este tipo de electrodomésticos consumen electricidad cuando están aparentemente apagados. Algunos consumen más que otros.

Es muy amplio el rango de electrodomésticos que usan esta forma de “en espera” y que por lo tanto consumen más electricidad, por ejemplo, una lavadora que sigue consumiendo electricidad cuando ya ha terminado su ciclo de lavado, o cualquier aparato que muestre una prueba de qué siempre está encendido: como el reloj en un microondas o en un horno eléctrico convencional. Cualquier aparato que tenga una “caja negra” que hace de intermediaria entre el electrodoméstico y la toma de corriente, y también cualquier dispositivo que tenga un control remoto. Afortunadamente, hay algunos equipos que no consumen electricidad cuando están en espera, y sólo consumen unos cuantos watts. La única forma de saber qué electrodomésticos consumen más electricidad es medir su consumo individualmente.

La cantidad de energía eléctrica consumida por un electrodoméstico cuando está en el modo de espera puede variar significativamente, sin embargo, éste no es el problema, sino el efecto acumulado de todos los dispositivos que tenemos en nuestro hogar y que consumen electricidad sin que lo sepamos. Es fácil tener hasta 50 aparatos eléctricos de este tipo (suena exagerado, pero es verdad, tan sólo tienes que contarlos…). Si cada uno consume en torno a 4 euros anuales cuando está en espera, por 50 dispositivos serían ya 200 euros que estamos gastando por dispositivos que no estaban haciendo nada.

Ahora bien, ya sea por el certificado de eficiencia energética obligatorio, por el gasto en euros, o por nuestra conciencia ecológica, no sirve de nada sólo saber que esto ocurre, sino cómo podemos lograr reducir este gasto. Ello puede resultar un poco complejo, pero es posible lograrlo siguiendo algunos pasos. Desenchufar los aparatos no es algo muy común, y a veces es complicado. Lo que si resulta práctico es utilizar multi clavijas con interruptores, de forma que puedas desenchufar todo de forma más sencilla y al mismo tiempo. No dejes los móviles cargando una vez que se ha cargado su batería. Compra electrodomésticos que consuman menos en modo de espera; claro que no será sencillo, pero si haces una pequeña búsqueda antes de comprar, no debería ser un problema.