Energías Renovables

/Energías Renovables

El papel de la certificación energética en la Tercera Revolución Industrial

¿En qué punto del desarrollo de la ciencia y la tecnología se encuentra la sociedad a escala mundial? ¿Y qué consecuencias ha tenido este “desarrollo” en la calidad de vida de las personas y en el impacto que colectivamente tenemos en el planeta? No tenemos otro planeta, ni los recursos para simplemente “mudarnos”. Y sin embargo, la Segunda Revolución Industrial, que ha fundamentado su idea de desarrollo alrededor del uso de combustibles fósiles, ha alcanzado un punto muerto. Ha llevado tan lejos la explotación de nuestro entorno natural que teóricos y especialistas han empezado a crear nuevas propuestas y explicaciones para determinar qué otros caminos existen para nuestra vida como sociedad. Entre las proposiciones teórico-prácticas para tomar un camino diferente y una aproximación más durable para el desarrollo de la sociedad contemporánea, se encuentra la noción de Tercera Revolución Industrial de Jeremy Rifkin. Como en este panorama conceptual y analítico la energía tiene un papel fundamental, en nuestro blog nos ha parecido importante desglosar este concepto y desmenuzar el papel de la certificación energética en el mismo. Lo anterior pues es una idea que pone de relieve dos piezas claves de la actualidad industrial, social y económica a escala global: las redes de información y la energía renovable. El origen del análisis de Jeremy Rifkin Jeremy Rifkin es un laureado autor de diversos libros que bordan la temática del impacto de los cambios científicos y tecnológicos en la sociedad, la economía, el uso y flujo de la fuerza laboral y el medio ambiente. Uno de sus libros y sin duda el más vendido es "La Tercera Revolución Industrial", un texto publicado en el año 2011 y que describe una visión clara y fundamentada de una [...]

Recomendaciones de la Comisión Europea para promover viviendas de consumo energético casi nulo

La eficiencia energética es sin duda alguna la mejor forma que tiene la sociedad contemporánea de enfrentar el problema creciente del uso intensivo de energía que lleva al agotamiento de recursos, a la contaminación de zonas naturales, al encarecimiento de servicios e incluso a conflictos políticos. No hay forma más eficaz de ahorrar energía que utilizarla bien. Es precisamente por ello que la normativa europea se preocupa tanto por enfatizar este carácter estratégico que posee el uso eficiente de las fuentes energéticas. Si bien el consumo energético se da en muchas actividades como la producción de bienes y servicios, el transporte y muchas otras cosas, el consumo en el hogar constituye una importante proporción (aproximadamente el 40%) del consumo energético total de la Unión Europea, y de ahí la gran importancia que se da a la hora promover los denominados inmuebles de consumo energético casi nulo. La legislación, las medidas prácticas, los beneficios impositivos, deben todos enfocarse a lograr que las nuevas construcciones sean cada vez más cercanas a este ideal de consumo mínimo. Es una forma de acelerar el paso para poder alcanzar los compromisos que la propia Unión Europea ha establecido para el año 2020 en cuestión de energía y también de uso de combustibles fósiles, contaminación y convivencia general entre el ser humano y su ambiente natural. Para la Comisión Europea resulta tan importante enfatizar el papel que puede jugar esta “revolución” en el sector de la construcción que en el verano del 2016 emitió cinco recomendaciones que promueven, para todos sus Estados miembros, la edificación de viviendas de consumo energético casi nulo. Como resulta trascendental para el sector completo de la certificación energética, hemos decidido presentar estas recomendaciones y hablar de [...]

¿Se acabará la dependencia energética hacia los hidrocarburos?

Hablar de consumo energético es sin duda alguna hablar de combustibles fósiles. Desde el principio de la era industrial, con sus comodidades sociales y su producción masiva, la fuente primordial de energía para alimentar el motor de la vida moderna, ha provenido de los combustibles fósiles: carbón, petróleo y sus derivados. Es difícil imaginar la forma de vida contemporánea, la manera en que nuestra sociedad produce sus necesidades esenciales sin el consumo de petróleo y otros combustibles fósiles. El nacimiento de la máquina de vapor estuvo íntimamente ligado al uso del carbón como combustible, y la tecnología actual para la producción de electricidad es sobre todo dependiente del petróleo o sus derivados. El gas natural aparece recientemente como la más novedosa de estas fuentes de energía que siguen dependiendo de su combustión para generar energía, ya sea movilizando automóviles y otros medios de transporte, o produciendo electricidad. Sin embargo, la conciencia mundial e incluso algunas razones económicas empiezan a dejar ver que hay alternativas posibles y viables, y que quizás esta dependencia moderna y contemporánea hacia los hidrocarburos y sus derivados no sean tan “eternas” como parecían. Y que una crisis energética a gran escala conforme este tipo de insumos energéticos vayan haciéndose más escasos quizá no se presente. Los esfuerzos en pro de la eficiencia energética y el uso de energías limpias y renovables están cambiando no sólo a la sociedad, sino también a las altas esferas económico-tecnológicas, rediseñando y redibujando el panorama energético mundial. Idealmente, estamos en un momento a escala global (a pesar de las grandes diferencias de aproximación tecnológica y disponibilidad de recursos entre países de diversas latitudes) en que vivimos el punto más alto de consumo energético de combustibles fósiles. [...]

Las 10 ciudades más eficientes en consumo energético

En esta nueva era, de tecnología, avances científicos, estudios climáticos a profundidad, sostenibilidad económica, política y ambiental, hemos ido descubriendo y lentamente entendiendo que éste es el momento de empezar un cambio en el mundo, pues ya se ven las heridas que nuestras malas prácticas como habitantes hemos infringido al planeta. El problema no son solo las heridas del presente, ya que capacitándonos podremos curarlas o al menos reducir el daño. Lo que nos preocupa ahora son las cicatrices que no se irán y que son irreversibles, y la única forma de enfrentar este miedo es deteniendo los procesos y evitando el deterioro de nuestro planeta. Cada continente, país o ciudad participa de una u otra forma en prácticas nocivas para el planeta. La acción del hombre, el progreso y la intención de mejorar las condiciones de vida, son las causas principales de la contaminación ambiental que estamos sufriendo, y lo que antes no se sabía o no “queríamos ver” ha saltado de una forma abrupta a nuestra vista. A causa de acciones contaminantes, intencionadas o no, la fauna se ha visto afectada, con cientos de especies en peligro de extinción. La escasez de lluvia o agua contaminada reduce el crecimiento normal de las plantas o la extinción de las mismas. La contaminación del aire, que da como resultado el calentamiento global, estimula los cambios bruscos de clima, ascenso del nivel del mar, aumento de temperatura, proliferación de enfermedades, entre otros. Por estas y cientos de razones más, se está creando conciencia de compromiso con el mundo. Por ejemplo: Reutilizando y reciclando papel. No dejando correr agua de forma innecesaria, inclusive existen mecanismos para acumular el agua de lluvia. Buscando opciones de aislamiento de calor [...]

Energía termosolar

Como ya hemos discutido aquí en el blog de CertificadodeEficienciaEnergetica.com, el tema de la eficiencia energética trasciende sin duda la calificación energética edificios vista como un trámite burocrático, es un asunto de ética y valor humano. En cuanto al tema ético, es fundamental que pensemos en lo valioso de los recursos con los que en la actualidad contamos, y hagamos lo posible por conservarlos en lugar de desperdiciarlos y abusar de ellos. En ese sentido, el uso de energías limpias y renovables se constituye como un desafío social, como un medio con el que contamos para prevenir la catastrófica crisis energética que puede suceder si no somos más sabios en el uso de nuestros recursos. Una de las energías renovables más limpias, durables y a la vez, desaprovechada, es la energía termosolar. Este término hace referencia a la generación de electricidad utilizando como materia prima el calor del sol, y no como lo hacen los paneles solares fotovoltaicos, la luz del sol. Puesto que se requiere una gran cantidad de calor, lo ideal es que este tipo de energía se recolecte en el desierto. El proceso requiere un desvío adicional: en primer lugar, debe producirse vapor para que la electricidad se produzca utilizando una turbina tradicional de vapor. Los espejos que concentran la luz del sol se utilizan para producir el vapor de dos formas diferentes: en primer término, la concentración se hace en línea (por ejemplo, en unas trincheras de espejos, en que espejos de hasta 100 metros de largo concentran la luz solar en tubos llenos de líquido. En segundo término, la técnica complementaria concentra la luz solar en un punto único, en torres o platillos solares. El punto más importante es que [...]

La energía solar

Aquí en certificadodeeficienciaenergetica.com, ya te hemos hablado de la importancia de tomar medidas para racionalizar tu uso de energía (no sólo persiguiendo el certificado de calificación energética) y los beneficios económicos que esta decisión puede traerte. Por atractivo que ello resulte, el beneficio más significativo en hacer una evaluación del consumo de energía que hacemos en nuestro hogar o en nuestra empresa es simplemente saber que estamos reduciendo nuestra huella en el planeta. Para acceder a esta reducción creciente del impacto que como individuos y sociedad tenemos en el medio ambiente, es el uso de la energía solar. Pensemos que cada hora, somos tan afortunados de que el sol envíe suficiente energía para satisfacer las crecientes necesidades energéticas de la población mundial por un año completo. Cuando hablamos de energía solar estamos hablando no sólo de la energía "en bruto" en sí que llega a nosotros desde el Astro Rey, sino de la tecnología utilizada para recolectarla y hacerla utilizable. Tristemente, al día de hoy, esa energía sólo se utiliza para producir menos del uno por ciento de la demanda energética de la población mundial. Existen diversas técnicas para lograr transformar la energía solar en otros tipos de energía. ¿Quién de nosotros no conoce los paneles solares? Esas celdas fotovoltaicas que podemos encontrar incluso en las calculadoras de bolsillo. Estas celdas se construyen con materiales semiconductores de forma que cuando la energía del sol las alcanza, "saca" a los electrones de sus átomos e inicia el fantástico flujo de electrones que normalmente llamamos electricidad. Hay otras formas de generar electricidad valiéndonos de la luz del sol. Las plantas térmicas toman la energía del sol y hacen hervir agua, cuyo vapor moviliza una turbina que genera [...]

Algunas fuentes de energía renovable

Como ya te hemos mencionado en este blog, el debate energético se encuentra, en esta segunda década del siglo XXI, en un punto álgido y complejo. Ya sea por la certificacion energetica, por la eficiencia en el consumo de energía o por la emisión de gases de invernadero, la energía y su uso son un tema candente y relevante para toda la sociedad. Ello ha traído al centro de la escena a las fuentes de energía renovable como un aspecto esencial en la toma de políticas de parte de empresarios, gobierno y de la sociedad en general. El conocimiento es un punto de partida esencial para poder participar tanto del debate como de la toma de medidas certeras y bien encaminadas. Entonces, discutamos algunos detalles de estas fuentes de energía renovable. Empecemos por la energía solar. Esta energía viene del sol y viaja hasta la tierra en forma de radiación electromagnética. La cantidad total disponible de energía solar en la Tierra se ve afectada por variables como la presencia de nubes y la distancia entre la Tierra y el sol. Una vez que la energía entra a nuestra atmósfera, se mide en watts por metro (es decir, cuanta energía ingresa y a qué capacidad). La energía solar puede recolectarse con paneles solares que la convierten en energía utilizable. La energía solar es abundante y continua, y al absorberse el gasto inicial en los paneles solares, es muy fácil recolectar la propia energía. Su uso doméstico más común es en la calefacción, enfriamiento y en la producción de electricidad. Otra forma de energía renovable es la que viene de la tierra. Ésta se presenta en dos formas: en la propia Tierra y en la forma de [...]

¿Qué es la energía?

La energía ilumina nuestras ciudades, le da movimiento a nuestros medios de transporte y hace que funcione toda la maquinaria en fábricas y talleres. Calienta y enfría nuestras casas, cocina nuestros alimentos, reproduce nuestra música y nos permite ver imágenes en el televisor. La energía se define como la capacidad de realizar un trabajo. Utilizamos energía dentro de nuestro cuerpo para movernos y trabajar. Al comer, nuestros cuerpos transforman los alimentos en energía para realizar todas nuestras funciones. Al correr o trabajar, "quemamos" energía. Los automóviles, aviones, y en general cualquier tipo de maquinaria lo que hace es transformarla en trabajo. ¿Qué queremos decir cuando utilizamos el término "trabajo"? Mover o cargar algo, calentar o iluminar un espacio. Hay muchas formas de energía que la humanidad utiliza para movilizar las maquinarias que ha inventado para simplificar su trabajo. El descubrimiento del fuego le dio al ser humano la posibilidad de calentarse y cocer sus alimentos utilizando energía. Por miles de años las demandas de energía de la humanidad fueron satisfechas únicamente utilizando fuentes renovables de energía como el sol, la biomasa (ramas, madera, hojas secas), la energía del agua corriente y el poder del viento. Si pensamos en barcos cruzando el mar Mediterráneo o remontando ríos en Egipto o China en la antigüedad, lo hacían movidos por el viento o por la propia fuerza humana. El descubrimiento y uso de la fuerza del agua corriente con molinos o sistemas de irrigación permitió facilitar más el trabajo. La energía solar se utilizaba (y se utiliza) para conseguir calor y secar cosas (telas, papel, alimentos). Con la revolución industrial, empezó el uso de los combustibles fósiles para obtener la energía demandada por la creciente industria. Esta explotación [...]

Energías limpias

Nuestras elecciones en cuanto al consumo de energía tienen implicaciones directas no sólo en nuestro presupuesto y quizá la obtención de un certificado de eficiencia energética, sino también en nuestra salud, el ambiente y el clima. Y justo ahora, somos peligrosamente dependientes del carbón y los combustibles fósiles derivados o relacionados con el petróleo para la mayor parte de la satisfacción de nuestras necesidades de energía eléctrica. La generación de energía eléctrica es (a escala global) la mayor causa de la contaminación del aire y de la emisión de gases de invernadero. Un combustible fósil es la peor de las elecciones: una fuente de energía sucia que produce poca electricidad y genera muchas emisiones contaminantes, algunos de ellos con impactos muy negativos tanto en el ambiente como en la salud. Existen, sin embargo, otras formas de generar energía. Las fuentes renovables como el viento y la energía solar generan electricidad prácticamente sin contaminar y sin generar gases de invernadero, además de qué son confiables y sin dificultades pueden generar al menos la mitad de la energía eléctrica que se requiere a escala global, y por años. El mundo necesita avanzar hacia una generación limpia y más saludable de energía, y para ello hace falta que se diseñen políticas más inteligentes que se enfoquen en las metas complementarias de incrementar el uso de energías renovables y disminuir el uso de los combustibles fósiles. Las políticas gubernamentales pueden ser, junto con las decisiones empresariales, un camino viable para desechar el uso de fuentes peligrosas y sucias de energía, como la energía nuclear o el uso de combustibles fósiles, y apoyar el desarrollo del uso de las energías limpias y renovables. Este tipo de impulso es importante también [...]

Energía Renovable en España

Hemos hablado ya en este blog de la importancia de la eficiencia energética, y de la legislación que rodea en nuestro país a la certificación energética edificios y casas. Pero ¿qué hay del uso real de energías eficientes en España? ¿La legislación hacia los particulares se corresponde con una realidad en la producción de energía? Increíblemente, sí. A pesar de la poca importancia que tenía de forma tradicional tenían estas formas más amigables de producir energía en territorio ibérico, los últimos años del siglo XX y lo que va del XXI han visto como esta importancia se incrementa y cómo la energía renovable ha adquirido un papel protagónico en la producción de electricidad y calefacción en nuestro país. Desde las cuestiones legales y de planeación, representadas por el Plan de Fomento de las Energías Renovables, que en el año de 2010 tenía por objetivo que más del 20% de la energía eléctrica proviniese de fuentes renovables, y que al final quedó a la mitad, logrando un nada despreciable 12%. De entre las energías renovables, la que mayor crecimiento ha experimentado es la energía eólica. Ciertos análisis indican que en el primer semestre del año 2013, el uso de energía renovable para producir electricidad aumentó un 40% en el Estado español, respecto a las cifras del año 2012. Las dos energías que más aportaron a este incremento fueron la eólica, con un 50% y la hidráulica, con un 35%. Ello ha permitido que si bien la energía eléctrica no se abarate considerablemente, no sufra los aumentos que sufre en el resto de la Unión Europea. La sustitución de electricidad producida con fuentes de energía convencionales por energía eólica modifica el nivel del suministro, lo que permite [...]