Ventanas eficientes

Uno de los aspectos más importantes, por no decir el más importante, a la hora de rehabilitar la envolvente para disminuir la demanda energética del edificio es, sin duda, los huecos o ventanas ya que son el punto más débil o puente térmico por el que se pierde mayor cantidad de energía con bastante diferencia, por ello es muy importante que al planificarse una rehabilitación lo primero a valorar es que hacemos con los huecos de ventana. Solo dentro de este aspecto hay un mundo de posibilidades y un abanico que ofrece el mercado tremendamente amplio, de ahí que es muy importante que el usuario cuente con un profesional para un correcto asesoramiento porque en función de la situación, de los materiales, de las necesidades reales de la vivienda es mas conveniente disponer de unas ventanas y no de otras y para ello se necesitan conocimientos técnicos que solo un técnico especializado en la materia puede aportar para dilucidar todas las dudas que pueda tener el cliente.
 
Una vez hecho este matiz vamos a entrar en materia diciendo que dentro del hueco de ventana hemos de atender a diferentes partes por separado para hacer un conjunto global de ventana que funciona eficientemente, para ello hemos de valorar, por un lado, los marcos y premarcos de la ventana que se van a usar, el cajón de persiana si lo hubiera y los cristales que se van a usar. Deberemos saber que tipo de ventanas existen en la actualidad de la vivienda para conocer sus transmitancias y con que valores partimos para, a partir de ahí, mejorar ostensiblemente con los materiales que hay en la actualidad su transmitancia disminuyéndola considerablemente favoreciendo la ausencia de pérdida de energía porque es aquí donde hemos de conseguir dicho proceso ya que es el elemento por donde más energía se pierde al no ser una parte ciega del cerramiento.
 
Tal es su importancia que el propio elemento dispone de etiqueta de energética propia a parte de la que se emite para cada vivienda o local donde consta de tres partes:
 
1) En la primera parte se incluye el tipo de ventana, los datos del fabricante y la clasificación de la ventana. La clasificación se basa en una letra y una o varias estrellas ya que se distingue una clasificación de ventana para invierno y otra para verano.
 
2) En la segunda parte se desarrolla, con más detenimiento, lo citado en la primera en relación a la clasificación de invierno y verano para completar, de alguna manera, la matrícula. Primero hemos de detenernos en la clasificación de invierno que tiene letras o niveles de eficiencia de la A a la G, donde la primera es la más eficiente y la G es la menos eficiente, y después, la clasificación de verano tiene 3 niveles o en este caso estrellas donde la que tiene el código de la anterior y luego seguido de 3 estrellas es la más eficiente en verano y si tiene 1 estrella es menos eficiente.
 
Muchas veces se da que el comportamiento para una estación es bueno pero para la otra es malo o no tan bueno, ya que según la ubicación y orientación y donde es más acusada la demanda se opta por fortalecer más el hueco pensando en una época del año que en la otra porque en el lugar es más acusada o severa y se descuida una elección más eficiente para el resto del año, de ahí que hemos de conseguir un equilibrio para que hayan unas pérdidas mínimas y consigamos un ahorro energético y una disminución de coste en refrigeración y calefacción.
 
3) Falta una tercera parte que es la ficha técnica de la ventana donde vienen definidos parámetros tales como:
 
- La transmitancia térmica del conjunto de la ventana contando la caja de persiana, el vidrio y los marcos.
 
- la permeabilidad al aire es decir el flujo de aire que deja pasar la ventana por las juntas de los marcos en contacto con el cerramiento, aquí será importante un buen sellado.
 
- La transmitancia del marco.
 
- La transmitancia del acristalamiento o vidrio, dicha transmitancia mejorara considerablemente en función de si lleva cámara o no la lleva, del grosor de los vidrios, del factor solar y la emisividad del vidrio que ahora despues comentaremos que quieren decir y porque exigirlos al fabricante o comercial donde lo solicitemos.
 
Una aclaración que hemos de hacer es que la etiqueta es de carácter voluntario de cara al fabricante ya que lo que ha de demostrar es que esta bajo las condiciones de calidad con el marco CE pero la etiqueta como tal no lo es salvo que el fabricante disponga del programa específico para ello para certificar la etiqueta y expedirla aunque el propio usuario a partir de los datos del fabricante que hemos dicho de la ficha técnica en cuanto a transmitancias puede saber que calificación dispone la ventana.
 
Luego con todo esto me preguntareis que marcos o vidrios elegimos, pues bien resumiendo para no complicarlo demasiado ya que es un tema muy extenso, podríamos decir que si nos referimos a los marcos estos pueden ser principalmente de aluminio, de PVC, de madera o mixtos combinando 2 o más materiales de los mencionados.
 
Los marcos de madera a nivel térmico son de los que mejor funcionan ya que son de los que más retienen el calor en la vivienda si están bien mantenidos ya que tienen el problema de la durabilidad ya que en ambientes agresivos o de condiciones de temperatura bajas o con alto porcentaje de humedad se deterioran más fácilmente y rápidamente que otros como los de aluminio que a nivel térmico funcionan peor siendo más fríos y no teniendo la capacidad de retener tanto el calor pero a nivel de mantenimiento apenas necesitan porque son altamente resistentes a la humedad y condiciones de temperatura. Dicho esto es muy importante saber la orientación de las fachadas y la ubicación. Así pues si atendemos a condiciones de invierno donde lo que prima es mantener el calor en el interior de la vivienda y sabiendo las propiedades de cada material yo optaría en zonas frías donde hace mucho frió como puede ser en España las zonas de Teruel, Castilla León o norte de España por un sistema mixto donde a parte de las propiedades del material es muy importante el criterio en su colocación con lo que la madera que se deteriora más la pondríamos en la cara interna y el aluminio en la cara externa haciendo y potenciando las propiedades que tienen cada material, uno más de confort y otro más de resistencia a la intemperie. En zonas más cálidas como en el levante español o en la zona sur de España la madera no tiene tanto sentido porque los días calurosos son mucho mayores que los fríos además de que las temperaturas no son tan bajas, luego aquí sistemas de aluminio y pvc funcionan muy bien.
 
Respecto a los vidrios es importante saber si los vidrios llevan una cámara intermedia ya que en casas o pisos antiguos están compuestos de un simple vidrio sin más con lo que es interesante cambiarlos y disponer de cámara o doble cámara y de cristales en mm más gruesos con combinaciones como mínimo de 4-6-4,4-8-4,6-12-6 por poner algunas más estándares y existen dos propiedades en los vidrios que son muy importantes que si se tienen las dos pues las prestaciones son excelentes pero por lo menos si se tiene una teniendo en cuenta la climatología del lugar y ubicación hemos de seleccionar cual nos interesa más, así pues la característica de baja emisividad quiere decir que el cristal evita en la medida de lo posible la pérdida de calor del interior al exterior luego es un factor muy potencial en zonas frías y el factor solar es un parámetro o característica que lo que hace es limitar o impedir la entrada de la energía ultravioleta de los rayos del sol hacia el interior con lo que para un mayor confort es importante disponerlo sobretodo en zonas más cálidas, aunque como digo si se disponen de ambas pues mejor y si cabe más aún en fachadas orientadas al norte dispondremos más de la primera y en fachadas orientadas al sur de la segunda.
 
Otra característica que influye en un mejor o no comportamiento térmico es el color de las carpinterías donde si estamos en una zona cálida es mejor disponer de carpinterías claras o blancas para que la captación de rayos solares sea mínima y por ellas se evada la incidencia de los rayos, en cambio en zonas más frías podemos disponer de carpinterías más oscuras para que durante el día haya atracción de los rayos solares y así la carpintería este más caliente por la noche y no se genere mas pérdidas de calor.
 
Por último, es muy importante ver si los marcos disponen de rotura de puente térmico o no, es decir, si son carpinterías relativamente viejas de los años 70-80 no la llevan ya que los marcos son simples, lo que hace tener los marcos con rotura o no es llevar en su sección doble perfil para limitar así las pérdidas de calor por dicho elemento con un aislamiento específico para ello entre los dos perfiles, es decir, lo que se pretende es actuar como en la parte del vidrio disponiendo dos cristales entre la cámara y aquí dos perfiles con un aislamiento en el medio.
 
Si a todo lo anteriormente expuesto le sumamos que disponemos de elementos auxiliares tales como toldos, elementos regulables de cierre, como mallorquinas, pues mejoraremos el comportamiento siempre y cuando teniendo en cuenta donde se disponen ya que hemos de saber que incidencia solar existe en el hueco en horas solares al día para saber si nos conviene o no, sobretodo éstos elementos son convenientes disponerlos en zonas cálidas con altas horas de sol para atenuar la incidencia solar sobre el hueco.

Te gusta este artículo? Compártelo.