Sistemas de calefacción eléctrica y certificación energética

escrito por CERTIPRE
A la hora de realizar un informe de Certificación Energética son múltiples los casos de calefacción eléctrica que nos vamos a encontrar. Podemos distinguir tres grandes grupos de sistemas de este tipo: los sistemas unitarios de calefacción directa (A) los sistemas no unitarios de calefacción directa (B) y los sistemas por acumulación (C).
 
A) En los sistemas unitarios de calefacción directa nos encontramos, en primer lugar, con los convectores que consisten en una resistencia eléctrica que al calentarse provoca una corriente de aire ascendente que permite calentar el inmueble donde se sitúa, la transferencia de calor se produce principalmente por convección. Dentro de este grupo también están los radiadores, que consisten en resistencias eléctricas en el interior de contenedores de chapa lisa que emiten calor al ambiente exterior.
 
B) Los sistemas de calefacción directa no unitarios más frecuentes son el suelo radiante eléctrico y la bomba de calor.
  • El suelo radiante eléctrico consiste en un sistema que funciona por radiación casi exclusivamente al situar unos hilos o tubos calefactores lo más próximo posible a la superficie del suelo.
  • La bomba de calor es una máquina eléctrica que mediante un proceso termodinámico genera una transferencia de energía utilizando cambios de presión y mediante un elemento evaporador y otro condensador.
C) Por último, ya en los sistemas de acumulación en calefacción de tipo eléctrico encontramos estos tres sistemas: acumuladores estáticos, acumuladores dinámicos y suelo radiante eléctrico por acumulación.
  • Los acumuladores estáticos consisten en equipos aislados térmicamente que contienen en su interior material de gran inercia térmica, usualmente de tipo cerámico y resistencias eléctricas, en los que mediante una entrada de aire inferior y una salida superior ceden lentamente el calor acumulado por convección y de modo natural; se instalaron mucho mientras existió la tarifa eléctrica nocturna porque se cargaban de calor por la noche cuando la electricidad era más barata y cedían el calor acumulado durante el día. 
  • Los acumuladores dinámicos son similares a los anteriores pero disponen de ventiladores que producen una convección forzada.
  • El suelo radiante por acumulación, coloquialmente llamado "hilo radiante" consiste en una red de cables que calientan la masa de material de cierto espesor y gran inercia térmica que se sitúa bajo el solado del inmueble a calentar y sobre los propios cables. No se debe confundir con el actual sistema de suelo radiante de tubos de fluido. Se utilizó mucho en los años 70-80 aunque hoy en día no se suele instalar por su bajo rendimiento y alto coste y es muy frecuente encontrarlo en edificios de esas épocas a certificar o auditar energéticamente.
 

Te gusta este artículo? Compártelo.