Regalos para una Navidad eficiente

escrito por DOMMO ARQUITECTURA

"Queridos Reyes Magos,

Ahora que voy teniendo unos años, y empiezo a darme cuenta de lo importante que es cuidar el mundo en que vivimos, pues es el que le vamos a dejar a nuestros hijos y nietos. Ahora que el cambio climático está dejando de ser algo teórico que aparecía en los libros de texto, y empieza a ser algo ya plausible. Ahora que muchas ciudades se están viendo obligadas a realizar cortes de tráfico para no poner en peligro la salud de sus habitantes, algo que se auguraba desde hace muchos años pero de lo que todos nos reíamos.

Ahora es el momento de escribiros una carta diferente. Quiero aprovechar para pediros aquellas cosas que me suponen una cierta inversión pero que sé que me ayudarán a ahorrar energía y mucho dinero el año que viene. De esta manera podré invertir el dinero sobrante en cumplir todos aquellos sueños que por falta de presupuesto no he podido ver cumplidos este año que ahora finaliza.

Por eso quiero pediros un pack de bombillas LED o de bajo consumo, para reemplazar las viejas bombillas incandescentes que aún tengo en casa, incluso guardadas en los cajones (por si acaso). Así podré volver a encendar la vieja lámpara de araña de mi abuela, que tengo en el salón y que nunca puedo encencer, pues consume mucho más que un radiador.

También querría una estufa de pellets, puesto que estoy harto de ponerme el radiador al lado y taparme con tres mantas para poder aguantar un poco sentado en el sofá sin tiritar.

Y unos cuantos burletes para poder aislar las ventanas correderas de mi casa, pues aunque sería mejor sustituirlas, esta es una solución mucho menos costosa y que puede ayudarme a mejorar el aislamiento de las mismas, y a pasar menos frío.

También quiero pediros un deshumidificador (de bajo consumo), pues en la costa hay mucha humedad y esta puede aumentar la sensación de frío, haciéndonos encender la calefacción más de lo que sería necesario. Lo óptimo no es solo controlar la temperatura, sino también la humedad del ambiente, para vivir en un ambiente saludable y evitar problemas de condensación.

Y por último, unas cuantas farolas solares para mi jardín, así podré aprovechar la energía que se acumule durante el día para iluminarlo por la noche, y no tropezarme mientras intento encontrar la puerta a oscuras...

Por mí, queridos Reyes Magos, os pediría muchas más cosas, pero creo que para este año es suficiente. Espero el año que viene ser aún más bueno, y ayudar al medio ambiente en la medida de mis posibilidades, para poder pediros de nuevo muchos más regalos.

Sin más, me despido deseándoos un feliz año 2016, y confiando en la colaboración de todos para conseguir un mundo sostenible, y donde no tengamos que volver a montar en camello para desplazarnos...

Un saludo,

Dommo Arquitectura"

Te gusta este artículo? Compártelo.