Puentes térmicos de ventanas y huecos en las útimas decadas

escrito por CERTIPRE
El tratamiento de los puentes térmicos en los huecos de los edificios en la Certificación Energética es un aspecto fundamental a tener en cuenta. Los valores introducidos en los programas oficiales de certificación pueden generar variaciones importantes en los resultados obtenidosespecialmente en los apartados de demanda de energía.
 
Por ello es muy importante realizar una labor de investigación en la toma de datos del edificio con el fin de acercarse lo máximo posible a la solución constructiva que exista en la edificación, o al menos intuir cómo están construidas esas zonas donde usualmente se producen puentes térmicos.
 
Para ello nos será útil cierto conocimiento de cómo se construían los edificios en cada época. A continuación mostramos algunas de las soluciones más frecuentes utilizadas a lo largo de estas últimas décadas, con el fin de servir de ayuda para la deducción de las soluciones constructivas aplicadas en edificios existentes que tengamos que certificar.
 
Trataremos diferentes puntos, como son las cajas de persianas y los contornos de huecos (mochetas y vierteaguas) en diferentes épocas (antes de CT79, años 80, años 90 y década de 2000, hasta CTE y posteriores).
 
CAJAS DE PERSIANAS
 
Previamente a la entrada en vigor de la CT79 (Norma Básica de Condiciones Térmicas en los Edificios) no se aislaban las cajas de las persianas, lo mismo ocurrió en los años 80Se colocaban casi siempre de madera y no fue hasta los años 90 cuando se comenzaron a ver algunas cajas de persianas con pequeños espesores de aislamiento, pero de manera muy infrecuente.
 
En los 2000, con la llegada de las carpinterías y ventanas tipo "monoblock" se hizo más común la colocación de algo de aislamiento incorporado ya de fábrica por el interior de las cajas, es en éste período donde es más complicado saber si están aisladas o no, porque se colocaron en muchos casos, pero en otros tantos no.
 
La recomendación es tratar de abrir la tapa de la persiana pues en estas "monoblock" dicha tapa suele ir sin tornillos y encaja a presión.
 
Después del 2007, ya aplicando el CTE se generalizó el aislamiento de las cajas de persianas, casi siempre inyectado en los paneles de cierre.
 
En resumen, si certificamos un edificio anterior al 2000, a falta de datos reales, podemos deducir que no están aisladas, si es de entre 2000 y 2007, es fácil que tenga algo de aislamiento aunque de espesor muy pobre y si es posterior a 2007 es casi fijo que tiene un buen aislamiento térmico.
 
Los valores de transmisión lineal que podemos adoptar en estos casos se pueden resumir de este modo:
  • Caja de persiana sin aislamiento: 2,14 W/mK
  • Caja de persiana con poco aislamiento: 1,52 W/mK
  • Caja de persiana con aislamiento entre 15 y 20 mm: 0,85 W/mK
CONTORNO DE HUECOS (mochetas laterales y vierteaguas inferiores)
 
En los puentes térmicos de contornos de huecos hay una variedad muy grande de soluciones constructivas, sin embargo vamos a tratar de agruparlas con el fin de simplificar el proceso de certificación.
 
No es un tema sobre el que se haya prestado especial atención a la hora de construir, ello ha propiciado frencuentemente patologías de humedades y condensaciones de vapor en los contornos de los huecos cuando se han realizado sustituciones de ventanas por otras más nuevas y con un menor nivel de infiltraciones de aire.
 
Las soluciones más comunes hasta la década de los 2000 pasaban por colocar la carpintería a mitad de muro, es decir, manteniendo un retranqueo a la cara exterior de la fachada y también al interior. Esto producía un importante puente térmico en todo el contorno de la ventana que debemos valorar en el momento de certificar porque va a influir mucho en los resultados.
 
El cambio de normativa que introdujo la entrada en vigor de la CT79 no influyó de manera importante en la resolución de estas zonas del edificio.
 
En la década de 2000 ya se empezaron a aplicar soluciones más novedosas de cara a mejorar estos puntos de encuentro; se colocaron muchas carpinterías alineadas al interior, que si bien no solucionan el problema, sí que lo minoran con la incorporación de un tapajuntas perimetral de remate.
 
Sin embargo, no ha sido hasta la llegada del CTE que se abordó el problema, apareciendo soluciones que separan totalmente, mediante aislamiento, la hoja interior de la exterior, evitando así la transmisión de frío entre los dos elementos constructivos. 
 
Como resumen y simplificación del tema, se señalan los siguientes valores de transmitancia lineal que corresponden a las soluciones más utilizadas y que podremos aplicar en nuestras certificaciones energéticas:
  • Carpintería intermedia, hasta año 2000: 0,28 W/mK
  • Carpintería interior, con punto de contacto entre hoja exterior e interior (años 2000 hasta 2007): 0,17 W/mK
  • Carpintería alineada con el aislamiento y sin punto de contacto entre hoja exterior e interior: 0,08 W/mK

Te gusta este artículo? Compártelo.