Los precios de combustibles en la Calificación Energética

"Los precios de los combustibles en el análisis económico de las medidas de mejora en la Calificación Energética"

La clara dependencia de nuesto país en términos energéticos nos sitúa en una posición desfavorable en cuanto al precio de la energía que consumimos. España es uno de los países con mayor "déficit energético", o lo que es lo mismo, nos cuesta mucho más la energía que debemos comprar fuera que la que somos capaces de producir. ¿Pero cúal es la energía que producimos? fundamentalmente la eléctrica y la proveniente de la quema de carbón. Las que debemos importar son el petróleo y el gas natural; dado que casi el 70% de la energía que consumimos proviene de estos últimos combustibles, estamos en una situación de gran desventaja, lo que hace de España uno de los países con la energía más costosa de Europa.

Uno de los aspectos más valorados por los propietarios de viviendas a la hora de recibir su Certificado Energético es el coste y la amortización de las medidas de mejora planteadas en el informe. Y en esto tiene mucha influencia el precio del combustible que utiliza la vivienda certificada.

Para realizar el cálculo y valoración de las medidas de mejora de eficiencia energética mediante las herramientas de Certificación Energética es necesario conocer el precio asociado a los diferentes combustibles en la fecha de realización de la calificación energética.

Dichos datos de los precios se pueden consultar en el "Informe de precios energéticos de carburantes y combustibles" del IDAE, con periodicidad quincenal y disponible en su página web (www.idae.es). Por su parte, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo publica en su web (www.minetur.gob.es) los informes mensuales con los precios y tarifas de los combustibles.

Para completar correctamente la definición de todos los datos solicitados por los programas de certificación, se necesita conocer además el incremento anual del precio de la energía y el tipo de interés o coste de la oportunidad, que suele rondar el 5% y el 2,5% respectivamente.

Te gusta este artículo? Compártelo.