Precio del certificado de eficiencia energética en Europa

El Certificado de Eficiencia Energética en Europa

Desde que en 2002 se implantara en Alemania, la práctica totalidad de estados europeos ya han establecido la figura obligatoria del Certificado de Eficiencia Energética para todas las viviendas y locales cuyos propietarios pretendan venderlo o alquilarlo, en cada caso con sus pequeñas diferencias y peculiaridades; entre ellas una muy importante, el precio.

En Alemania, la precursora, se denomina Energieausweis y, aunque existen dos modalidades para distintos usos administrativos, el Certificado de Demanda, el que más se asemeja al CEE español tiene un coste aproximado de entre 200 y 350€ (sin contar el iva, gastos de registro o desplazamiento).

En Italia, en donde el denominado Attestato di Certificazione Energetica (ACE) funciona desde 2009, el coste oscila entre los 150 y 300€ para una vivienda.

En el Reino Unido la normativa data de 2007 y existen grandes diferencias en los precios, porque mientras en Inglaterra los precios son sorprendentemente bajos, pudiéndose encontrar ofertas para apartamentos pequeños desde 40 libras (unos 55€), en Escocia son significativamente más caros variando entre las 60 y las 120 libras esterlinas (80€/160€ aprox.).

En países cercanos, como Irlanda, que implantaron su Building Energy Rating (BER) en 2009, los precios son también más altos a partir de los 200 € por vivienda.

El Energetikai Tanúsítvány (ET), como se ha denominado en Hungría desde que se creó en 2008, podemos contratarlo bajo precios que se mueven entre los 40 y los 60 € de importe bruto.

En otros países como Holanda, Dinamarca, Finlandia, Noruega o Suecia es el Energiattest y se exige un nivel mínimo clase B para nuevas construcciones, siendo sus precios muy dispares dependiendo de las zonas y la tipología edificatoria.

En Francia se llama Diagnostic de Performance Energétique (DPE) y se instauró en 2006 y se declaró obligatorio el 1 de enero de 2011; su precio está entre 100 y 150 € para viviendas.

Por último, nuestra vecina Portugal también tiene su figura desde 2009, en este caso se trata de la Certificação Energética, que se declaró obligatoria el 1 de diciembre de 2013; su coste mínimo medio estaría en los 120€ para los apartamentos más pequeños, hasta los 300€ para viviendas de mayor tamaño.

Ya solo queda comparar con los precios ofertados en nuestro país pero eso mejor que cada cual lo haga usando sus propios baremos, poniendo precio al valor de su trabajo y al de su responsabilidad.

Te gusta este artículo? Compártelo.