Mejor el Certificado Energético de los pisos individualmente

¿Por qué es mejor el certificado energético para los pisos individualmente que de manera colectiva para todo el bloque de viviendas?

Como es lógico, a los propietarios de un mismo edificio les saldría más económico  certificar energéticamente todo el bloque de viviendas colectivamente que de manera individual. El problema viene cuando el resultado de la calificación final de todo el conjunto es una media aproximada de la eficiencia energética de todas las viviendas juntas, dejando de ser un “diagnóstico” energético específico y concreto de cada piso de manera individual.

Poniendo un ejemplo, sería como si  todos los miembros de una familia fueran a realizarse una revisión médica, y el especialista les diera como único resultado la media del estado médico de todos a la vez. Algo realmente sin demasiado sentido en la mayoría de los casos.

Otra cosa que no se está teniendo en cuenta a la hora de realizar la certificación energética de todo el edificio de una sola vez es que los propietarios que hubieran realizado mejoras, como la sustitución de ventanas o la instalación de calderas individuales más eficientes, se verían perjudicados con una peor calificación energética, en beneficio de aquellos propietarios que no hubieran realizado ninguna inversión de mejora en sus viviendas.

Tanto es así, que según en qué casos, la diferencia de calificación energética real de dos viviendas de un mismo edificio podría llegar a ser de uno, dos, e incluso tres grados en la escala de eficiencia energética edificatoria.

Utilizando un ejemplo comparativo de dos certificados energéticos de dos viviendas de un mismo bloque de manera individual vemos que un piso en la última planta de un bloque de viviendas con una cubierta deficiente, ventanas anticuadas, orientación Norte y una caldera individual obsoleta rondaría por la calificación G. En cambio, un piso en la segunda planta, con orientación Sur, ventanas y carpinterías de muy buena calidad, y una caldera muy eficiente aproximadamente andaría por la letra E, incluso muy cercana a la D.

Por esta razón, si lo que queremos es hacer un análisis conciso, real y con sentido útil de nuestras viviendas para abordar en un futuro las actuaciones de mejora adecuadamente, estas se deberían certificar energéticamente de manera individual aunque resultara una medida algo menos económica para los propietarios.

Te gusta este artículo? Compártelo.