¿Impuestos verdes para fomentar la eficiencia energética?

escrito por ANGEL TORRES SORIA

Ya tenemos claro que la certificación energética para los edificios existentes es obligatoria desde el 1 de junio de 2013, para aquellos que se vayan a vender o alquilar, que tendrá una validez de 10 años. Eso sí en cuanto se realice una reforma de mejora se debe de adecuar dicho certificado energético a la nueva realidad del local o vivienda.

Pero más allá de este 2013 ¿qué habrá?. Pues bien, muchos de nosotros vamos oyendo el “run run” de muchos políticos en cuanto a gravámenes se refiere o dicho en plata, impuestos ecológicos, el futuro pasa por gravar a aquellas viviendas y locales con estos impuestos verdes. No se indica tal cual pero..., y así viene en el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación energética, hay que habilitar en cada Comunidad Autónoma un Registro de certificaciones y éstas a su vez, cada cierto periodo de tiempo informarán a los Ministerios de Industria, Energía y Turismo y de Fomento pero... ¿con qué fin sin ser mal pensados? Creemos que, para justamente, ver en qué medida exigir un cierto grado mínimo de eficiencia energética a partir del cual gravar vía impuesto verde dicha vivienda o local.

Así mismo, y en el mismo consejo de ministros se aprobaron una serie de medidas a modo de borrador, encaminadas a las ayudas a la rehabilitación dando un impulso a un nuevo modelo de vivienda basado en el alquiler y la rehabilitación, con apoyos a la eficiencia enérgética. A mi modo de ver un poco inútil dado que las ayudas solo llegan al 20%, con lo cual la gente optará por realizar las rehabilitaciones, tal cual está el arraigo en nuestro país, de realizarlas en dinero B, de esta manera se asegura un ahorro de 21% y sin necesidad de cumplimentar ningún papel ni requisitos formales.

Tened en cuenta que va a ser la única vía para lograr ese cero emisiones para el 2021, también indicado en el citado Real Decreto. Iremos viendo los acontecimientos como se desarrollan, pero me temo que erraremos poco en lo descrito.

Te gusta este artículo? Compártelo.