Expliquemos por qué se exige el certificado energético

escrito por Certymadrid

En muchas de las visitas que hago para emitir Certificados de Eficiencia Energética, los clientes tienen gran cantidad de preguntas que hacer sobre el por qué del certificado energético, qué significado tiene o puede tener, qué pasa si no se hace…

Debemos ser conscientes de qué lo que para nosotros, como profesionales, está muy claro, no lo está tanto para la gente.

Normalmente lo único que se sabe es que si vas a vender, el notario te lo va a pedir pero que si vas a alquilar, también es necesario, aunque no sabes quién te lo va a pedir. A nadie le preocupa demasiado el número del Real Decreto ni la fecha de entrada en vigor ni otros aspectos que no puedan afectarles directamente.

Pienso que, aparte de aclarar éstos y otros rubros, el profesional que hace el certificado de eficiencia energética debiera dar unas explicaciones no sólo del hecho puntual de la obligatoriedad del documento, sino del motivo de la exigencia, su pertinencia, e instruir sobre temas de ahorro energético básicos.

Bien está que el certificado energético marque unas mejoras que tantas veces son o rozan lo inasequible pero hay otros asuntos más elementales que podrían mejorar la eficiencia. Se me ocurre:

  • colocar burletes adhesivos en puertas y ventanas a exterior
  • colocar plantas en balcones y terrazas soleados
  • subir o bajar las persianas dependiendo de orientación, hora  y época del año
  • apagar totalmente la televisión, el receptor de TDT, los aparatos dotados de pilotos
  • colocar un aparato que no deje salir el agua caliente  hasta que no alcance determinada temperatura (acabo de ver uno en la Feria de Zaragoza)
  • utilizar la ducha en lugar del baño

entre otras acciones que pueden ser incorporadas sin grandes esfuerzos a la vida cotidiana, son informaciones que, como profesionales implicados, deberíamos proporcionar como costumbre.

Todo ello es no sólo aplicable a la vivienda sobre la que estamos actuando, sino a la vivienda del arrendador, a la nueva vivienda del vendedor y a aquellas viviendas que dependan de aquellos a los que lleguen los comentarios de nuestros clientes. Nuestra penuria energética es tan grave, que todo lo que hagamos será poco.

Te gusta este artículo? Compártelo.