Datos necesarios para un certificado energético de calidad

escrito por Carlos Ferreruela

Después de realizar un buen número de certificados de eficiencia energética voy a intentar hacer una recapitulación de los datos que considero necesarios solicitar al cliente para la realización de un Certificado de Eficiencia Energética "de calidad" (a ser posible antes de la visita al inmueble).

Creo que puede ser de gran utilidad, fundamentalmente para certificadores energéticos noveles así como para clientes que quieran ir preparando la documentación.

Antes de nada me gustaría matizar el tema de "la calidad" ya que desde que se publicó el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimientos básico para la certificación de eficiencia energética de los edificios (e incluso antes) mucho se ha hablado de la calidad de los trabajos (certificados) realizados. Quiero pues separar entre dos tipos distintos de "calidades";

1) La primera se referiría a un trabajo exhaustivo, con un análisis completo de la eficiencia eficiencia energética del edificio, y que no se limitara al contenido mínimo exigido por la normativa. Creo que este no es el tipo de certificado que habitualmente se solicita, ya que debería incluir datos y ensayos tales como fotografías termográficas, catas en las fachadas exteriores (según el caso), datos tomados con analizadores de redes eléctricas, etc. El precio evidentemente sería bastante superior a lo que habitualmente se maneja en este mundillo.

2) La segunda se trataría de la realización de un trabajo de calidad en cuanto a qué el certificado refleje "la realidad" lo más fielmente posible, es decir, obtener una letra lo más alta posible, utilizando para ello los datos más reales posibles en una visita estándar al edificio.

Para este segundo "tipo" de trabajo es para el que me quiero referir en cuanto a los datos a solicitar para conseguir un certificado energético de calidad:

- Plano de planta del inmueble completo, ya sea del proyecto original, de obra de reforma u otro tipo siempre que esté a escala.

- Memoria constructiva o de calidades del proyecto original y de las partes reformadas (si las hubiera), donde aparezca la descripción de la composición de los muros de fachada, tabiquerías, medianerías, carpinterías (ventanas y puertas exteriores), instalaciones, etc.

- Características técnicas de todos los aparatos que forman las instalaciones, tanto de calefacción (caldera, radiadores, termo, ...), agua caliente (A.C.S.), aire acondicionado (A/A), generadores de energías renovables, etc. Donde aparezcan: marca, modelo, potencia (kWh), rendimiento (%) y año de instalación. Estos datos suelen venir en las facturas de compra de los aparatos, manuales de instrucciones, fichas de características técnicas, en el caso de generadores, ficha de mantenimiento de la misma.

- Facturas de energía (electricidad, gas, etc.) del último año, identificando para cada factura tanto la potencia consumida (kWh) como su importe.

- Y por supuesto, los datos administrativos relativos a nombre, domicilio, referencia Catastral... etc.

En el caso de no disponer de estos datos, el resultado de la certificación energética, posiblemente se verá desfavorecido, ya que habrá que introducir datos por defecto, que habitualmente empeoran la letra obtenida.

Te gusta este artículo? Compártelo.