Datos necesarios para una buena calificacion energética

Se da el caso en el que cuando se contrata a un técnico para la realización de la certificación energética de una inmueble, en principio, únicamente nos interesa obtener el certificado en sí, sin importarnos el resultado del mismo, ya que solamente se busca superar el trámite burocrático del contrato de alquiler o la compra/venta del local o vivienda.

Probablemente en un futuro, no muy lejano, el valor obtenido traiga consigo una serie de consecuencias, positivas o negativas, como puedan ser diferentes tarifas de los suministradores de energía (luz, gas, etc.) en función de nuestra calificación energética, acceso a subvenciones justificando que estas sean para mejorar la eficiencia energética del local o vivienda, etc. Por lo tanto, tenemos motivos suficientes para que nos sea de interés el obtener un buen resultado en la calificación energética.

A la hora de certificar una vivienda o local, existen algunos parámetros que no son fáciles de obtener para el técnico certificador, como puede ser la composición de una fachada, ya que no podemos hacerle una cata para comprobar sus diferentes capas y grosores, o como pueden ser datos de equipos de climatización antiguos en los que la etiqueta de características técnicas ha desaparecido por completo o se ha borrado. En todos estos casos el técnico certificador no tendrá otra opción que marcar en el programa de cálculo que en dicho elemento se utilicen valores por defecto, que probablemente serán peores, desde el punto de vista energético, que los que realmente existen.

Para que el técnico consiga una calificación más exacta y por lo tanto mas favorable, es conveniente que el propietario del inmueble trate de recopilar cuanta más información mejor sobre los detalles constructivos del edificio y de sus instalaciones, todo ello previo a la visita del técnico. Se puede acudir al ayuntamiento o al promotor y tratar de obtener, o al menos consultar, el proyecto, sus planos, las calidades constructivas, las instalaciones del mismo, etc.  

Es beneficioso contar con esos datos incluso antes de solicitar un presupuesto al técnico certificador, ya que le indicaremos que contamos dicha información y le facilitaremos su trabajo y por lo tanto su trabajo será más sencillo, por lo que podremos negociar un precio más económico del certificado energético de nuestra vivienda o local.

Te gusta este artículo? Compártelo.