Certificados de eficiencia energética honestos o interesados

Deberíamos suponer que lo que se dice en un certificado de eficiencia energética de un inmueble se ajusta a la realidad, ya que para eso un técnico pone su firma y certifica la información que aparece en el certificado. Lo que ocurre en la práctica, como en casi cualquier cosa en la vida, es que si dos técnicos efectúan la certificación del mismo inmueble, posiblemente lo califique energéticamente de diferente manera. Con estos argumentos podemos sacar la conclusión de que al menos uno de los dos técnicos no ha efectuado su trabajo correctamente y bien por error, bien por omisión o bien por algún tipo de interés, ha incumplido la ley manipulando el resultado obtenido de la calificación energética. Evidentemente esto puede ser cierto, pero también es posible que ambos técnicos cumplan estrictamente con la realidad.

Cuando un técnico ya está experimentado en la materia y es suficientemente conocedor de lo que hace, su experiencia le lleva a (cumpliendo la legalidad) saber sacar el máximo partido a su trabajo. Pudiendo introducir variaciones, legales y ciertas que cambien el resultado del certificado de eficiencia energética. En nuestra opinión, esto supone un comportamiento deshonesto por parte del técnico que actúe de esta manera. Pero por el mismo motivo, cuando un técnico es capaz se saber las "trampas" del proceso de certificación, es capaz de detectarlas. E aquí donde se encuentra el uno de los valores diferenciales de un técnico bueno, experto y honesto, en que plantea las suposiciones de cálculo adecuadas a la realidad aunque legalmente pueda justificar otra cosa distinta.

Porque no perdamos de vista un concepto básico y fundamental, la vivienda, local o el inmueble (mientras no se efectúen variaciones sustanciales) es como es, independientemente de lo que diga el certificado de eficiencia energética. Lo que se trata de de conocer la realidad del comportamiento energético y saber interpretar esa información de forma adecuada para decidirse por un inmueble en lugar de otro o para saber cómo mejorarlo, con la consecuencia de la mejora en las prestaciones de comodidad y reducción de costes.

Te gusta este artículo? Compártelo.