CE3X. Transmitancia térmica. Normativas aplicables.

escrito por Green Momit SL

Muchos técnicos nos encontramos casos en los que resulta imposible conocer la composición del cerramiento que vamos a certificar, ya sea por tipología o por la imposibilidad de suponer las capas internas de éste. Vamos a tratar esa problemática a la hora de realizar nuestros certificados energéticos con CE3X.

En el caso de no conocer específicamente el cerramiento, y por lo tanto, la transmitancia térmica de éste, la herramienta te da la posibilidad de incluir valores por defecto de cálculo estimados a partir del año de construcción del edificio, y en consecuencia, de la normativa aplicable en su momento. Pero, ¿sabemos exactamente de donde se obtienen dichos valores?

Hagamos la comparativa entre las normativas NBE-CT-79 de 1979 y DB-HE1 de 2007, para un edificio situado en Madrid. Es cierto que, en cuanto a su estructura, las normativas no difieren en gran medida en cuanto a sus métodos de cálculo, pero no así en cuanto a sus valores.

Cálculo de tramitancia máxima de la envolvente:

- Datos de entrada. En ambas normativas, la ubicación de nuestro edificio influirá en sus limitaciones energéticas. Comparando el cálculo simplificado en ambas, a partir del año 1979, la ciudad de Madrid estaba zonificada con la designación “D” (1300 a 1800 grados/día anuales) e “Y” (0ºC de temperatura exterior para el cálculo de sus condensaciones). A partir de 2007, el CTE zonifica las ciudades en función de su severidad climática SC, que combina los grados-día y la radiación solar de la localidad. Así, Madrid es asignada con la denominación “D” (severidad climática en invierno SCI entre 0,95 y 1,3) y “3” (severidad climática en verano SCV entre 0,9y 1,25). 

Hay que destacar que, en el caso de querer hacer un cálculo manual, existen valores influyentes que han sido modificados en el cambio de normativa, como por ejemplo, la humedad relativa y la temperatura del ambiente interior, entre otros.

- Valores máximos. A medida que surgen nuevas normativas en edificación, es coherente decir que la actualización suele ser más restrictiva y exigente en cuanto a elementos constructivos. Si bien las dos normativas aportan estándares en cuanto a transmitancia de cada material, factores de corrección según posición, orientación, etc,; es cierto que el CTE ofrece datos más conservadores en cuanto a sus valores de cálculo. No obstante, centrándonos exclusivamente en los datos que estima el programa, veamos la diferencia de limitaciones que nos ofrecen ambas normativas para algunos de los elementos constructivos:

o   Cerramientos exteriores de fachada: 1,03 – 1,40 W/m2 K para NBE-CT-79 en función de si son fachadas ligeras o pesadas, y 0,66 W/m2 K para DB-HE1, sin hacer distinciones en fachadas.

o   Suelos: 1,03 W/m2 K para NBE-CT-79, y 0,49 W/m2 K para DB-HE1.

o   Cubiertas: 0,9 W/m2 K para NBE-CT-79, y 0,38 W/m2 K para DB-HE1.

En conclusión, las restricciones en la normativa del 79 eran menores que las actuales, pero sirven para dar un valor mínimo de transmitancia a los cerramientos construidos del edificio, y que por lo tanto, son conservadores en cuanto a su calificación energética. Por otra parte, los conocimientos del técnico pueden estimar una solución constructiva que, aunque no esté comprobada, pueda ajustarse en gran medida a la realidad, y que, por lo tanto, dará un valor más aproximado a su informe, además de obtener mejor calificación energética.

En definitiva, el CE3X toma como estándar la transmitancia del cerramiento mínimo que cumpliría, en su momento de edificación, la normativa aplicable

Te gusta este artículo? Compártelo.