Una buena certificación energética añade valor a tu casa

¿Has sumado las facturas que anualmente pagas relacionadas con tu inmueble (electricidad, gas, agua,…)? Según datos de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios, Febrero del 2012) el 20% de la energía que se consume en España se gasta en nuestros hogares. Las casas aisladas consumen el doble que los pisos y el gasto medio por habitante es de 990 euros al año.

Para que os hagáis una idea, una casa española consume al año 9.922 kilovatios-hora (kWh), que equivalen a 0,85 toneladas de petróleo. La calefacción es lo que más consume (puede llegar a la mitad del consumo, y en casas de zonas frías o montañeras, hasta el 75%) y los aparatos en stand-by superan el 2% del total.

Lo que está claro es que el crecimiento de la demanda energética sigue un ritmo superior a la generación de los recursos necesarios para su obtención. Para que os hagáis una idea, si todos los habitantes del mundo consumiesen igual que un europeo medio necesitaríamos los recursos de dos planetas Tierra enteros, lo que demuestra la insostenibilidad de la situación actual.

¿Cómo podemos tú, yo, cada uno de nosotros, aportar nuestro grano de arena? Añadiendo valor añadido a nuestra vivienda, haciéndola más eficiente desde un punto de vista energético y reducir todos los consumos eliminables. En este sentido se aprobó una Directiva europea que precisa la necesidad de qué todos los inmuebles obtengan un certificado de eficiencia energética. La razón inicial es, pues, promover las reformas en los pisos ineficientes para reducir su consumo energético y concienciar a los propietarios del impacto de sus decisiones en la realidad actual. El certificado energético es, asimismo, una variable más de referencia que se tendrá a la hora de comprar o alquilar un piso. Dicho certificado propondrá una calificación energética que irá desde la letra A (óptimo) a la letra G (ineficiencia latente). Tened en cuenta que una buena calificación energética, es decir, un piso óptimo desde un punto de vista energético, puede suponer un ahorro en facturas de hasta el 50% del importe anual.

Muchos portales de internet e inmobiliarias ya están añadiendo la casilla de “certificado energético” en sus anuncios estándar como una información más a tener en cuenta de cara a comparar entre inmuebles para su compra o alquiler.

Con el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, la obtención de un “certificado de eficiencia energética” será obligatoria en España a partir del 1 de Junio del 2013 para todos los inmuebles sujetos a contratos de compraventa o alquiler.

Ya los sabes, por futuro más eficiente, aporta tu grano de arena, consigue una buena certificación energética y añade valor a tu casa.

Te gusta este artículo? Compártelo.