Soluciones para la mejora de la eficiencia energética

escrito por SUR INGENIEROS

Es relativamente sencillo crear un edificio eficiente energéticamente cuando hablamos de un edificio nuevo, el mayor problema se nos plantea cuando el edificio ya está construido y queremos proponer una reforma. En este caso, para conseguir que el edificio tenga unas necesidades energéticas menores, deberemos basarnos en términos económicos, con unos retornos de la inversión razonables para poderlo llevar a cabo.

En el inicio de cualquier estudio de rehabilitación energética, debemos plantearnos varias cuestiones que nos permitirán reducir el consumo energético, aunque deben estudiarse previamente porque no todas serán viables en cualquier caso. Para ello la rehabilitación debe incidir en tres puntos clave:

  • Reducir la demanda energética,
  • Mejorar la eficiencia energética de los equipos
  • Mejorar la gestión de estos mismos por parte de sus usuarios.

En primer lugar, miraremos el envoltorio del edificio, donde se puede efectuar una actuación global o parcial tanto en los aislamientos como en los cerramientos. Debemos reformular aquellas edificaciones que no contienen sistemas de protección, iluminación natural o disipación del calor. La fachada debe protegernos de aquello que no es adecuado (calor, frio o lluvia) y permitir que penetre aquello que necesitamos (luz, ventilación y calor del sol). La rehabilitación puede reformular las fachadas para incorporar un mejor aislamiento, inercia térmica, control de la ventilación y control solar. Estos mecanismos son fácilmente controlables a partir de la utilización de programas de simulaciones térmicas, y nos ayudan a reducir la demanda energética en un 30%.

En segundo lugar, podemos incidir en los sistemas energéticos para aportar el confort deseado mejorando la eficiencia. Es posible que una actuación en el cambio del uso de la energía (cambio de gasoil a gas natural o a biomasa) o la mejora de los equipamientos (como la instalación de una caldera de condensación) sean medidas más efectivas que ciertas soluciones de la nueva arquitectura sostenible.

Las soluciones estudiadas en el primer grupo son viables exclusivamente si la construcción fue realizada durante un periodo donde los materiales utilizados y las soluciones aportadas eran realmente muy pobres energéticamente. Tenemos casos de éxito bastante notables en rehabilitaciones de edificios construidos en los años sesenta y setenta, donde se ha optado por cubrir todas las fachadas exteriores con un polímero creando una capa aislante sin roturas de puente térmico. De esta forma, las necesidades energéticas del edificio cambiaron de la noche al día, suponiendo un ahorro energético espectacular y un tiempo de retorno de la inversión realmente pequeño.

Te gusta este artículo? Compártelo.