¿Publicidad sobre el Certificado Energético? (1/2)

escrito por Certenergy

Ejemplo 1: Chalet pareado de 406 m2 construido en los años 90, con calefacción independiente por gas natural, agua caliente por gas natural, aire acondicionado de frío/calor,… Certificación Energética (NO INDICADA)

Ejemplo 2: Chalet de 300 m2 con una antigüedad de 10 a 20 años, con calefacción individual mediante caldera de gasóleo… Certificación Energética (EN TRÁMITE)

Ejemplo 3: Piso de 60 m2 con una antigüedad de 5 a 10 años, con calefacción independiente por gas natural, agua caliente centralizada por gas natural,… Certificación Energética (A)

Ejemplo 4: Piso de 63 m2 construido entre 1950 y 1970, reformado, con calefacción independiente por gas natural, agua caliente por gas natural,… Certificación Energética (E)

Estos son cuatro ejemplos representativos de anuncios de venta o alquiler de viviendas que encontré en dos famosos portales inmobiliarios a nivel nacional.

Tristemente, el primero de los casos citados Certificación Energética No Indicada” es la situación que más se repite a día de hoy, 4 de junio de 2013, y no sólo a través de su difusión en internet, sino en los propios escaparates de las inmobiliarias, quienes todavía no se han adaptado a la nueva normativa y continúan publicitando sus inmuebles sin la pertinente Etiqueta Energética.

Tristemente, se hacen mal las cosas aun sabiendo que el R.D. 235/2013 por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios, dejó de ser de aplicación opcional pasando a ser de aplicación obligatoria desde el 1 de junio de 2013.

En su artículo 12.2 se indica claramente que La etiqueta se incluirá en toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o arrendamiento del edificio o unidad del edificio. Deberá figurar siempre en la etiqueta, de forma clara e inequívoca, si se refiere al certificado de eficiencia energética del proyecto o al del edificio terminado y en el artículo 12.3 se indica que Se prohíbe la exhibición de etiquetas, marcas, símbolos o inscripciones que se  refieran a la certificación de eficiencia energética de un edificio que no cumplan los requisitos previstos en este Procedimiento básico y que puedan inducir a error o confusión”.

Las tres últimos ejemplos expuestos se repiten con menor proporción que el primero de ellos, pero sorprende, y mucho, como en varios anuncios que he encontrado se indica que la calificación energética de un inmueble tiene asignada una letra A ó B, aun siendo un inmueble que por construcción e instalaciones es imposible que tenga tal calificación, para los que tenemos idea de cómo se valora este indicador.

Tristemente, se está “saltando a la torera” una normativa que es de obligado cumplimiento, y que sólo en la minoría de los casos se está aplicando de manera correcta, como puede ser el caso expuesto número 4, donde un propietario publicita su inmueble en tiempo y contenido, sin importar que su calificación sea peor o mejor, simplemente la que tiene que ser, y que en la mayoría de los casos, para viviendas anteriores a la entrada en vigor del CTE de 2006, será una calificación E, F ó G.

Algo tiene que cambiar en este país respecto a esta situación. Debe haber mayor concienciación en la sociedad sobre la importancia de la eficiencia energética. Se deben tomar cartas en el asunto de manera inmediata…

Te gusta este artículo? Compártelo.