Procedimiento de un certificado energético

En la elaboración de un certificado energético, existen tres puntos importantes:

1_ Elección de un técnico cualificado, que podrá ser un arquitecto, arquitecto técnico, ingeniero industrial e ingeniero técnico industrial. Son las cuatro cualificaciones aceptadas para la elaboración de informes de eficiencia energética. A la hora de decidir por una cuantificación u otra, hay que tener en cuenta, que cuanto mayor sea el conocimiento del técnico sobre el inmueble, mayor precisión tendremos a la hora de la calificación, ya que será más real y se asemejará a los valores reales de eficiencia energética. 

2_ Visita del técnico al inmueble, donde él mismo, tomará la mayor parte de datos del inmueble, como fotografías interiores, fotografías exteriores, mediciones del inmueble, estudiará la tipología constructiva, analizará los huecos exteriores, analizará los equipos térmicos, recopilará datos administrativos y catastrales… Por ello, la elección de un buen técnico, tendrá unos valores más positivos en nuestro certificado, ya que al estar más cualificado para realizar esta visita, aportará mayores datos al informe.

3_ Una vez realizados los trabajos de campo y recopilación de información, podemos pasar a la parte del cálculo de la eficiencia energética. Para dicho cálculo, podremos apoyarnos en los programas reconocidos para la eficiencia energética como por ejemplo CE3 o CE3X. Es aquí, cuando el técnico cobra mayor protagonismo, ya que la mayoría de estos programas utilizan demasiados valores por defecto, por tanto, dicho técnico ha de limitarse a aquellos valores que sean imposibles de medir o estimar, dadas las características y situación del elemento.

Una vez introducida toda la información que se tenga sobre el inmueble, el programa utilizado, aportará un valor de eficiencia, que estará comprendido entre las letras A y G, siendo la A la más favorable y G la más desfavorable.

A dicho informe, el técnico aportará unas medidas de mejora, cuantificando los valores de eficiencia a los que se podría llegar si realizásemos dichas mejoras.

Con todo ello, el propietario del inmueble contará con su certificado de eficiencia energética

Te gusta este artículo? Compártelo.