Los beneficios del Certificado de Eficiencia Energética

En estos tiempos difíciles en los que la desconfianza se agudiza por temas políticos y sociales, aprueban una exigencia más para aquéllas personas que pretendan vender o alquilar una vivienda. Popularmente se piensa que el fin de este certificado es fundamentalmente recaudatorio pero afortunadamente no es así.

Se exige el Certificado de Eficiencia Energética con el fin de promover edificios de alta eficiencia energética, esto es, producir energía consumiendo menos. Este tipo de medidas van muy acordes a la conciencia global de cuidar nuestro planeta y ralentizar el cambio climático y también de acercarnos al propósito de crear en un futuro no muy lejano viviendas de consumo casi nulo, con el uso sobretodo de energías renovables.

Con este certificado se obtiene un dato claro y objetivo que permite valorar y comparar las prestaciones de una vivienda, de forma similar a cuando se pretende adquirir un vehículo, dónde nos informamos sobre sus características, prestando especial atención a su precio, y sobre todo en cuánto consume. El comprador o arrendatario dispondrá de esta información adicional que le permita comparar el comportamiento de su vivienda, conocer la demanda de calefacción, refrigeración, agua calienta sanitaria o electricidad y elegir energéticamente el más favorable y por tanto, económico. Con ayuda de las recomendaciones que se incluyen en el certificado, se ofrece al usuario distintas opciones viables para mejorar la eficiencia energética de su vivienda.

No es difícil suponer que se producirá una depreciación de aquéllas viviendas menos eficientes, incentivando así actuaciones en materia de rehabilitación energética frente a nueva construcción de vivienda. Nos permite revalorizar la vivienda desde ahora.

Según datos de fuentes energéticas y de vivienda presentados por organismos oficiales en diferentes estudios, la mayoría de las viviendas obtendrá una calificación peor que una letra E, variable según la zonificación climática y la combinación energética que se use en la vivienda. Esto indica un comportamiento energético bastante deficiente y con un gran potencial y rango de mejora.

Te gusta este artículo? Compártelo.