Medios técnicos para la realización de certificaciones

escrito por Audita Ingenieros

Un auditor profesional debe llevar equipamiento adecuado para la realización de certificaciones de eficiencia energética. Podría asegurar que la mayoría de los certificadores no conocen si quiera estos medios técnicos.

El coste de estos equipos es alto por lo que debemos tener en cuenta en nuestra estrategia de negocio, el retorno de la inversión y la posibilidad de alquilar los equipos a través de empresas externas o de Colegios Oficiales.

 

Los instrumentos más importantes que debe tener un certificador profesional competente son:

  1. Cámara fotográfica.
  2. Cámara termográfica
  3. Medidor de distancias láser
  4. Luxómetro
  5. Analizador de redes
  6. Caudalímetro ultrasónico
  7. Brújula lensática.

Hablaremos de los más desconocidos.  La cámara termográfica por ejemplo, es muy útil para conocer las pérdidas de calor en las máquinas de climatización frío-calor o en las envolventes de las edificaciones. Una prueba típica de este equipo es la “blower door”, que consiste en sustituir una puerta o ventana por un elemento plástico flexible, capaz de ajustarse al hueco. Posteriormente se reproduce una extracción  en la sala, reconociéndose las distintas corrientes por diferencia de temperaturas.

El analizador de gases de combustión, nos viene muy bien para determinar el rendimiento de las calderas, tanto en procesos industriales como en los servicios generales para el confort doméstico. Este dato es necesario en cualquier revisión de mantenimiento y se obtiene por una relación entre la temperatura de los humos y la ambiente, y la concentración de dióxido de carbono en los humos. De ahí, la importancia de tener bien aislada y mantenida la caldera. Este dato está directamente relacionado con una constante que depende del tipo de combustible utilizado. Ahora, se comprende bien los datos que nos solicitan los distintos programas sobre eficiencia energética.

El analizador de redes nos informa sobre la presencia de armónicos que provocan defecto en la instalación eléctrica, así como consumos de potencia reactiva, picos, y otros efectos como microcortes, flicker, subidas de tensión etc que pueden provocar un incremento en la factura de la luz.

Finalmente, hablaremos del caudalímetro ultrasónico para medir el caudal, presión y temperatura de nuestras instalaciones de fluidos, con la intención de obtener balances energéticos. Estos equipos se basan en el efecto Doppler, es decir, en el desplazamiento de la frecuencia de una onda sonora cuando se refleja por las discontinuidades de fluido.

Te gusta este artículo? Compártelo.