Interpretación del certificado energético

Cuando obtenemos el Certificado Energético, una vez registrado en el órgano competente de cada Comunidad Autónoma, se expide la Etiqueta Energética, la cual muestra una escala desde la A  (mayor eficiencia energética) hasta la G (menor eficiencia energética).

La calificación energética oficial del edificio, la determina la letra correspondiente a las emisiones de CO2 en Kg de CO2/m2 al año. Emisiones calculadas en base al tipo de instalación de ACS, Calefacción y Refrigeración del que disponga el edifico y de la demanda de energía que tenga el mismo. Así, una vivienda con un sistema de Calefacción o ACS basado en energía considerada como renovable, tal como la biomasa o solar, en las cuales no se considera que emitan CO2 a la atmósfera, la letra resultante será la A o la B. Por el contrario, un sistema de climatización basado en energías no renovables, tales como el gasóleo, gas natural, butano, etc, penalizará en la calificación energética de la vivienda, obteniendo así una letra de menor eficiencia enrgética. Ello querrá decir que nuestra vivienda, no ayuda a la reducción de emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera, con lo que estaríamos castigando a nuestro planeta.

Por otro lado, la etiqueta energética, también muestra la cantidad de energía primaria no renovable que necesita la vivienda para satisfacer su demanda energética, expresada en KW/m2 año. Energía calculada en base a parámetros de la envolvente térmica del edificio, tales como el aislamiento térmico de fachadas, transmitancia térmica de vidrios y marcos, orientación, puentes térmicos, etc. Con lo cual, en una vivienda bien aislada térmicamente, la demanda de energía será menor, y por lo tanto, el consumo de energía también, así, la letra correspondiente a este valor será una más eficiente. Por el contrario, una vivienda mal aislada térmicamente, tendrá mayor demanda de energía y por lo tanto un mayor consumo. Ello querrá decir, que nuestra vivienda es poco eficiente energéticamente y, en este caso, estaríamos castigando a nuestro bolsillo.

Hay que tener en cuenta, que los datos mostrados en la etiquera energética, tanto Kg CO2/m2 año, como la cantidad de energia primaria no renovable en KW/m2 año, están relacionadas, ya que si en la vivienda existe un sistema de climatización basado en energía renovable, el consumo de energía primaria no renovable será mínimo, ya que no se estaría consumiendo este tipo de energía, sino que se estaría consumiendo energía renovable. Por lo tanto, cabe la posibilidad de que una vivienda mal aislada térmicamnete, pero con un sistema de climatizacióm basado en energía renovable, por ejemplo una caldera de pellets, pueda obtener una alta calificación energética. Eso si, gastaría más energía renovable que con una vivienda bien aislada térmicamente.

Te gusta este artículo? Compártelo.