La fibra de madera como aislante térmico

Los tipos de materiales termoaislantes se clasifican según materias primas: minerales como lana de vidrio, derivados del petróleo como la espuma de poliestireno expandido y espuma de poliuretano, y materiales naturales como la fibra de madera

Estos productos, a parte de ser aislantes térmicos, también deben estar bien equilibrados en términos de respeto al medio ambiente, salud, protección contra incendios y rentabilidad.

También deben cumplir que la carga y el daño a la tierra y al medio ambiente sean pequeños, que emitan menos CO2 durante la producción, utilicen menos energía y se puedan reciclar.

Y desde el punto de vista de la salud que afecten poco al ser humano, como es el caso de las alergias y la sensibilidad química múltiple.

Alemania y Suiza, líderes en la arquitectura ecológica

En estos países usan aislantes térmicos naturales como la fibra de madera, la fibra de cáñamo, el corcho de espuma, la fibra de celulosa o la lana.

Los aislantes de fibra de madera están hechos de restos de madera de coníferas, ya que sus fibras son fuertes. Se obtienen de residuos como los de la industria de transformación maderera. Los aislantes de fibra de madera están disponibles en forma de paneles, así como material suelto para aislamiento soplado. La conductividad térmica de los materiales aislantes de fibra de madera se encuentra entre 0,037 y 0,055 W/mK .

Gracias al polímero natural propio de la madera, la lignina, algunos productos no requieren ningún aditivo adicional, y se pueden reciclar sin problemas. Sin embargo los materiales aislantes de fibra de madera a los que se hayan añadido aglutinantes u otros aditivos hidrófugos o retardadores del fuego, no son tan fáciles de reciclar.

Contiene borato o ácido bórico para el fuego o repelente de insectos, pero no otros químicos y está libre de COVs.

Menos cambios térmicos, especialmente en verano

Una de las ventajas de la fibra de madera es que tiene una transferencia de calor lenta y poco cambio de temperatura debido a su baja conductividad térmica y alta capacidad calorífica. El techo se calienta en verano, pero la transferencia de calor es lenta, por lo que no hace calor en el interior. Por la noche, la temperatura dentro de la habitación desciende por influencia de la baja temperatura exterior, y esto alivia el calor del verano.

Dificultad de condensación

Otra de las ventajas es que el aislamiento de fibra de madera tiene altas propiedades de absorción y desorción y retención de humedad, lo que dificulta la formación de condensación. Cuando la humedad relativa es del 100% se produce la condensación, pero el moho y los hongos que pudren la madera entran en la zona de peligro cuando la humedad relativa supera el 80% durante un largo período de tiempo. La humedad relativa puede exceder el 80% en el interior de paredes y techos, pero la absorción de humedad del aislamiento de fibra de madera puede reducir la humedad relativa al 70% o menos, rebajando significativamente el riesgo de condensación, gracias a que absorbe unos 7 litros de agua / m3, debido a sus propiedades higroscópicas.

Te gusta este artículo? Compártelo.