Cuánto cuesta hacer un certificado de eficiencia energética?

Todos los propietarios se preguntan cuánto cuesta un certificado de eficiencia energética, es lógico y la respuesta está en el mercado, o estará porque pasará algún mes hasta que se estabilicen los precios, pero no me refiero a cuánto hay que pagar por obtenerlo, sino cuánto cuesta hacerlo.

La parte técnica es relativamente sencilla salvo las horas que se pierden por fallos en el software (esperemos que se mejore rápido este tema) que te pueden obligar a trabajar el doble o el triple de lo previsto frente al ordenador porque sabes que algo no está bien y no es fallo tuyo (si es fallo tuyo, son gajes del oficio).

La parte de visitar el inmueble y tomar datos es lo que es y salvo circunstancias accidentales (retraso del cliente en la cita,...) no es difícil ni caro.

Lo anterior es lo fácil, lo difícil viene antes, conseguir al cliente y sobre todo en estos duros arranques en los que oficialmente apenas se ha ofrecido información. Lo que más se ha visto en la prensa es la gran oferta de multas y sanciones que se pretenden y esto a los clientes les provoca el efecto contrario.

A los pocos que saben algo de la Eficiencia Energética de sus viviendas les sientan muy mal estas amenazas.

A la gran mayoría les provoca completa indiferencia porque nadie se cree que le vayan a multar con 6.000 euros por tener un cartel en la ventana de su piso que pone "SE VENDE", con lo cual se empeora su receptividad a los certificados.

En mi caso, y supongo que le pasará a la mayoría de los técnicos certificadores he mantenido bastantes conversaciones con clientes interesados de más de media hora de duración tan sólo informándoles, en nuestra web www.asted.es hemos desgranado lo mejor que hemos sabido lo que más le puede interesar a un posible cliente. Qué es, para qué sirve, cómo se hace, dónde se tramita....(más indiferencia y cabreo cuando les tienes que decir que queda una semana de plazo y todavía no se sabe dónde tramitarlos...)

Este coste es más caro que el de hacer los certificados y no nos corresponde cargar con todo el peso sobre nuestras espaldas, para que al final el cliente como es lógico se decante por el presupuesto más barato. Porque nuestra información es parcial, lo queramos o no. Hace falta formación e información imparcial.

Esperemos que esta situación sea pasajera y cuando todos los registros oficiales estén en funcionamiento, se establezcan teléfonos y oficinas de información por el bien de los buenos certificados energéticos, los buenos certificadores y la percepción de la utilidad de los certificados.

Te gusta este artículo? Compártelo.