Asesorando al desconfiado ciudadano

Este artículo está dirigido a usted, ciudadano que se acaba de enfrentar  al término “Certificado Energético”.  Seguramente habrá indagado qué significa y cómo le va a influir y aunque sea someramente habrá observado que la mayoría de las opiniones son contrarias a él. Todas las opiniones son válidas, aunque no todas tienen el mismo peso, indicando con esto que la mayoría de esas opiniones responden a un acto reflejo como es el ligar el Certificado Energético a un nuevo impuesto o tasa, aunque no lo sean. Para usted lo verdaderamente importante es que va a tener que desembolsar un dinero cuando desee alquilar o vender su inmueble por un concepto que hasta la fecha no existía para el gran público.

Trataré de explicarle que efectivamente es un nuevo gasto que repercute directamente en su bolsillo pero se trata de uno de los pocos gastos a los que se le puede sacar una gran rentabilidad si usted es capaz de asimilar toda la extensión del término. Un gran error por su parte sería pensar que por conseguir un “papelito” tendrá que pagar un precio excesivo, sin apreciar que no solo se paga por un documento, también se contrata a un técnico para que interprete los resultados obtenidos y le informe de los mismos.

En primer lugar le comentaré que gracias al famoso certificado va a conocer por primera vez cuál va a ser la demanda energética de su inmueble, es decir, la energía mínima necesaria que le garantiza unas condiciones de confort.

En segundo término gracias al popular certificado va a conocer cómo y en qué gasta la mayor parte de la energía que está usando en su inmueble, ojo, si no es capaz de interpretar los resultados obtenidos debe pedirle a su técnico que lo haga por usted. Un buen técnico no es aquel que se limita a obtenerle el certificado, sino el que le saca todo el partido al trabajo por el que ha sido contratado y se lo ofrece al cliente en modo de información.

Y en tercer lugar el técnico debe proponer una serie de medidas de mejora para que su vivienda o local sea más eficiente energéticamente hablando. Este punto es crucial para usted, debe ser muy exigente con el técnico certificador, no se debe conformar con que el técnico le suministre un listado con las medidas de mejora sino que le debe requerir que esas medidas sean viables económicamente hablando. En este punto es donde de verdad podrá comprobar si el técnico contratado solo cumple el expediente o es un gran profesional.

En resumen, si ahora busca información acerca del temido certificado, hágalo teniendo en consideración los puntos tratados en este artículo, ya que así podrá sacarle un mayor beneficio a ese gasto que tendrá que acometer.

Te gusta este artículo? Compártelo.