Medidas de ahorro: El frigorífico, ese gran consumidor (II)

Además de los consejos para reducir el consumo energético generado por el frigorífico de nuestro artículo anterior, continuamos con nuestros consejos para conseguir un ahorro en el consumo de energía eléctrica de nuestro hogar.

-Tamaño del frigorífico: En necesario tener en cuenta a la hora de adquirirlo que consume más energía cuanto más grande es, por eso debemos elegirlo siendo conscientes de nuestras necesidades reales de volumen interno, o estaremos incurriendo en un gasto de energía inútil.

- Regulación de la temperatura interior: Se debe regular la temperatura interior del mismo en función de las necesidades, siempre teniendo en cuenta que un aumento en cada grado de frío puede llegar a suponer un 5% de aumento de potencia consumida, de manera general se recomienda una temperatura de 5-6oC. Es importante notar además, que en muchas ocasiones una temperatura demasiado baja, no sólo aumenta el consumo, si no que estropea muchos alimentos.

- Cierre estanco: Es muy importante que las gomas que se encuentran entre el frigorífico y la puerta del mismo proporcionen un cierre completamente estanco, de no ser así el aire frío se escapa de manera que es necesario un consumo de potencia extra y continuo para mantener el interior a la temperatura seleccionada. Cuando las mismas se encuentran deterioradas el consumo puede aumentar hasta un 15%.

- Nivelación del frigorífico: Es muy importante comprobar que la base del electrodoméstico este nivelada con el suelo del piso, en caso contrario es muy posible que la puerta no cierre correctamente, de manera que se produce el mismo efecto que con las gomas deterioradas.

- Apertura de la puerta: Por la misma razón que las dos últimas recomendaciones, hay que evitar mantener la puerta del frigorífico abierta. Sólo unos pocos segundos pueden provocar la pérdida de una gran parte de la temperatura, y por lo tanto el consecuente gasto posterior en recuperarla. Además aumenta la generación de escarcha.

-Colocación y cantidad de alimentos: Es recomendable guardar una distancia mínima de separación entre alimentos de manera que se facilite la circulación de aire entre ellos. De igual manera es importante no colocar los alimentos pegados a la parte posterior de la cavidad interna. Sin embargo es importante notar que una nevera insuficientemente llena, consume más que una nevera más llena (se recomienda que esté lleno hasta aproximadamente dos tercios de su capacidad interior).

-Temperatura alimentos: Es recomendable descongelar los alimentos en el interior de la nevera, de esta manera el frío liberado ayuda a enfriar el interior del frigorífico. Por el contrario, se debe evitar introducir alimentos calientes en el mismo, pues esto provocará un aumento del consumo energético para mantener la temperatura interior, cuando por otro lado el proceso de enfriamiento de los alimentos fuera del frigorífico no genera ningún consumo. 

Te gusta este artículo? Compártelo.