"Medidor de potencia" ¿Cómo controlar el consumo energético?

Aporte de cada electrodoméstico al consumo total

Según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) los aportes a la factura eléctrica se pueden dividir en los siguientes grupos: Calefacción, ACS, Cocina, Aire Acondicionado, Iluminación y Electrodomésticos.

Dentro del grupo de los electrodomésticos se estima de media el siguiente aporte individual:

 

  • Frigorífico y congelador – 31,7 %
  • Lavadora – 11,0 %
  • Lavavajillas – 6,6 %
  • Secadora – 4,0 %
  • Horno – 7,9 %
  • TV – 11,4 %
  • Ordenadores – 7,1 %
  • Stand by – 9,1 %
  • Otros – 2,2 %

Como podemos observar el frigorífico es el consumidor por excelencia en un hogar, puesto que además de consumir una elevada potencia, en general se encuentra en funcionamiento continuo.

Cabe destacar respecto a la anterior división, que se trata de datos medios obtenidos de hogares españoles, sólo un 49 % de hogares cuentan con lavavajillas, y tan sólo un 28% cuentan con secadora, por tanto el aporte de los mismos en un hogar concreto que disponga de ellos será algo mayor que el mostrado.

¿Cómo controlar el gasto individual por electrodoméstico? “Medidor de potencia”

Podemos controlar el consumo individual de cada electrodoméstico mediante el uso de un “Medidor de potencia”. Se trata de un aparato que se coloca entre el enchufe de un electrodoméstico y la toma de electricidad. De esta manera nos permite medir el consumo individual de cada aparato.

Existe en el mercado una amplia gama de “Medidores de potencia”, de diferentes precios, calidades, características y funcionalidades. La gama de precios para medidores de uso doméstico oscila entre 15 y 25 €, y podemos adquirirlos en muchas tiendas online.

Por lo general cuentan con una pantalla que nos muestra el consumo instantáneo de potencia eléctrica, y también el acumulado desde que se conectó el medidor. También nos muestra otros datos como la tensión (V), corriente (A), factor de potencia, etc.

También suelen permitir que introduzcamos el coste por kW consumido (tarifa eléctrica contratada con nuestra compañía) de manera que nos permite ver el coste monetario acumulado. Muchos permiten introducir dos datos diferentes de tarifas, para el caso de tener contratada una tarifa con discriminación horaria.

En general, una vez desconectados, nos permiten descargar los datos recogidos al ordenador, de manera que podemos observar las gráficas de consumo frente a tiempo (horario). Es muy importante que nuestro medidor cuente con esta última funcionalidad.

Pero quizá lo más importante que podemos obtener de este aparato es la posibilidad de utilizar los datos obtenidos para realizar un estudio a fondo del consumo energético en nuestro hogar con ello implementar acciones para reducirlo.

En el próximo artículo explicaremos detalladamente cómo realizar dicho estudio, cómo interpretar los datos obtenidos y cómo llevar a cabo acciones para reducir nuestro consumo energético.

Te gusta este artículo? Compártelo.