Certificados de eficiencia Energéticos y servicios incluidos

escrito por eValua

Cada vez más se pone de manifiesto la necesidad de dar valor al trabajo del técnico certificador a la hora de realizar los certificados de eficiencia energética, últimamente en el punto de mira, tanto por información de nuevas titulaciones homologadas para certificar, como por el inicio del intrusismo por parte de personas que aprovechan el desconocimiento y la coyuntura actual para hacer su agosto.

Estamos leyendo y escuchando en distintos foros que cualquiera puede introducir los datos en los distintos programas y realizar el certificado, puesto que con un simple curso de eficiencia energética es suficiente. Creemos desde nuestra experiencia que está perdiendo el sentido original y la validez del certificado. Cuando se certifica una vivienda o edificio, hay que valorar muchos aspectos y trasladarle al cliente servicios que van más allá del propio documento del certificado. Por todo esto hay que revindicar en favor de la profesión y del consumidor, la calidad en los trabajos, que redundara en el bien común de ambos.

Uno de estos servicios que debería incluirse siempre, a los propietarios, por ser necesario para la realización de los certificados, es el levantamiento gráfico del inmueble, que no solo es obligatorio y necesario, sino que puede formar parte de la futura documentación entregada al cliente, puesto que la mayoría de propietarios, siempre tienen una documentación parcial y escasa de su inmueble. Hay que recordar que en ocasiones realizar este levantamiento resulta aconsejable para comprobar dimensiones y superficies con otros documentos oficiales como el catastro, registro propiedad y que nos ayudaran, en el caso de no coincidir a reconducir y volver a colocar el inmueble en la legalidad, acorde con la realidad, para suerte de su propietario, ante la venta o traspaso de inmueble y evitando desagradables sorpresas.

En otro aspecto cuando se visita una vivienda o local, es que se puede observar y apreciar muchos datos que son válidos y necesarios para el conocimiento de la vivienda o local y debiéndose comunicar a su propietario. Una parte importante del parque de inmuebles presentan patologías derivadas del estado de conservación, patologías que afectan al estado energético del inmueble. Analizar sus causas y proponer soluciones que aporten una mejor respuesta energética para mejorar su habitabilidad, calidad y bienestar. Hablamos también de posibles problemas de ventilación inadecuada, en castilletes de acceso a cubiertas, que producen condensaciones. Cubiertas no mantenidas que retienen agua y producen problemas de humedad. Ventanas deficientemente conservadas con escasa estanqueidad, que producen puentes térmicos y humedades.

Estas y otras cuestiones debería ser parte del trabajo de campo de los certificadores, quizás así los clientes y la imagen en general no perdería en ningún momento nuestra imagen de técnicos solventes y mejoraría el respecto por el trabajo realizado. Por último un estudio adecuado de la propuesta debe no solo mejorar los problemas o deficiencias del inmueble sino garantizar su viabilidad económica y ser amortizables en periodos razonables para que sean realmente eficaces, adaptados con el tipo de vivienda, situación, nivel de calidades de la vivienda y de las pretensiones de su propietario.

Reivindicamos desde aquí el trabajo profesional y de calidad de muchos certificadores que ven frustrados sus posibilidades por la falta de profesionalidad de algunos seudo-certificadores. Animarles a que sigan formándose tanto en el campo de la eficiencia como en el campo de la construcción y la patología, para mejorar un servicio que dará sus frutos tanto para nosotros como para los propietarios de la viviendas haciéndoles ver, la amplitud e importancia del certificado energético tiene, en el valor de su vivienda o local.

Te gusta este artículo? Compártelo.