Aspectos que mejoran la calificación energética

Es evidente que con la próxima aprobación por parte del Gobierno del Real Decreto que exigirá la Certificación Energétcia de los edificios existentes, se desatará entre los propietarios que quieran vender o poner en alquiler su inmueble, la necesidad de disponer de una buena calificación energética. Ahora no se venden o alquilan pisos de forma rápida, sinó que la situación del mercado inmobiliario, hace que los potenciales compradores e inquilinos comparen de una forma muy intensa los factores que diferencian a los inmuebles ofertados.

Los propetarios, tendrán que empezar a pensar en cómo mejorar su calificación energétcia. Es evidente que algunas inversiones serán prohibitivas, aunque su efecto de mejora de la calificación energética sería importante. En cualquier caso, lo que debe tenerse en cuenta, es que el salto cualitativo a nivel de eficiencia energética que se da al mejorar la envolvente de un inmueble, es mucho mayor que el salto cualitativo que se puede dar si mejoramos sus instalaciones térmicas. Por tanto, podemos decir que las actuaciones sobre las envolventes de un inmueble tienen mayor impacto que las actuaciones sobre las instalaciones. 

La envolvente de un inmueble está constituida por las fachadas, la cubierta y los cerramientos. Es evidente que abordar la reforma de una fachada o de una cubierta, tiene un coste muy elevado y además, presenta otros problemas (normalmente que la fachada es un elemento común que necesita del consenso de los vecinos para reformarse). En cambio, mejorar nuestro "trocito" de fachada, se puede hacer mediante la utilización en la parte interior de la vivienda que da a la fachada, de revestimientos que mejoren el aislamiento térmico de nuestro inmueble. Esto, nos hará perder algunos cm2 útiles, pero tendrá un gran impacto en la mejora de nuestra eficiencia energética. Tambien podemos mejorar la envolvente, mediante la colocación de carpinteria exterior de aluminio (persianas y ventanas), con doble cristal, cámara de aire y rotura de puente térmico.

Respecto a la mejora de las instalaciones, cuyo impacto sobre la calificación energética no es tan importante, podemos:

  • Mejorar la calificación energética de nuestros aparatos eléctricos de climatización (bomba de calor, aire acondicionado, ...). A mejor nota de estos aparatos, mejor nota general para la vivienda.
  • Disponer de una caldera de gas para calefacción y acs, que sea moderna, estanca, de consdensación y con un elevado rendimiento en lugar de una caldera demasiado antigua.

Con todas estas actuaciones, los propietarios pueden mejorar su calificación energética y, de esta forma, ofrecer a los interesados en comprar o alquilar su vivienda, una ventaja respecto al resto de viviendas que se ofertan.

 

Te gusta este artículo? Compártelo.