La búsqueda de la eficiencia energética como camino hacia un uso más organizado y limitado de la energía sobre la que descansa nuestro modo de vida actual, no se encuentra restringido al uso doméstico o industrial de la misma: todos los negocios y establecimientos comerciales también deben poner su parte.

De hecho, el certificado energético obligatorio para vender o alquilar un inmueble es igualmente forzoso como documento administrativo si el inmueble en cuestión se trata de un local comercial.

bombillas led fono negro

Sobre todo, es importante no tomar esta exigencia como un costoso trámite burocrático más, sino como una oportunidad de detectar qué elementos sería factible mejorar para poder tener un consumo más inteligente de la energía y por lo tanto, economizar significativamente en las facturas de electricidad o gas.

Para todos aquellos comerciantes y poseedores de locales comerciales, un interesante elemento a tomar en cuenta es sin duda la iluminación. Quizá quienes no poseen un comercio no pueden imaginar la importancia de este elemento en un local comercial. Las necesidades lumínicas no son las mismas que en una casa o un piso, hay un imperativo de contar con mucha luz para mostrar, para trabajar… (Incluso en un local con oficinas la necesidad es semejante).

Es por ello por lo que desde certificadodeeficienciaenergetica.com nos parece interesante abundar en una de las estrategias más interesantes existentes para mejorar la eficiencia energética en un local comercial: el uso de luces led. El cómo y por qué este tipo de iluminación incide positivamente en el consumo energético de un local comercial es sin duda información interesante para quienes poseen o alquilan un local comercial.

Cómo funcionan las luces LED

Al hablar de las luces LED es importante partir del hecho de que la iluminación representa aproximadamente el 20% del consumo de energía en diversos países europeos. De hecho, puede representar hasta un 40% de las facturas de energía en un edificio que no tiene fines habitacionales. Ello quiere decir que cualquier forma de reducir el consumo energético destinado a la iluminación reducirá drásticamente los costos destinados a pagar facturas de electricidad.

Y ahí está la importancia de las luces LED. Este tipo de iluminación es valorada por su luz blanca y brillante, y, sobre todo, más eficiente. LED es un acrónimo del inglés “light-emitting diode”, es decir, diodos emisores de luz. La invención de este tipo de dispositivos permitió a sus creadores ganar el Premio Nobel de Física en el año 2014. Las luces LED funcionan de forma inmediata, sin el tiempo de “precalentamiento” que precisan las luces fluorescentes. Al momento de encenderlas, su potencial de iluminación se alcanza de manera instantánea.

bombilla led

Al consumir menos del 80% de lo que consumen las luces incandescentes, las luces LED se han convertido en una forma ideal de ahorrar en electricidad. A decir verdad, en el ámbito doméstico se ha generalizado bastante el uso de este tipo de luces, pero a escala comercial su potencial es mucho mayor.

A diferencia de las luces incandescentes que emiten una luz cuando el metal del filamento se calienta hasta ponerse al rojo vivo gracias a la corriente eléctrica que circula, las luces LED funcionan gracias al paso de electrones a través de un material semiconductor y, por lo tanto, no hay filamento (el filamento es lo que más se desgasta en una lámpara tradicional) y no hay una sobreproducción calorífica.

Las luces LED pueden producir luces de distintos colores y además pueden producir la misma intensidad lumínica de los tubos fluorescentes que estamos acostumbrados a ver en oficinas y locales comerciales. Eso sí, no se desgastan ni se maltratan por continuos encendidos y apagados.

En sí, la corriente eléctrica pasa a través de un microchip que ilumina las pequeñas fuentes de luz que son los LEDs y el resultado es una luz visible y permanente. Para incrementar su eficiencia, el calor producido por las luces LED se absorbe en el propio sistema.

Cómo se utilizan las luces LED en iluminación

Las luces LED se incorporan en bombillas y en distintos dispositivos para iluminar. Como son muy pequeños, las posibilidades en el diseño de lámparas y distintas formas de iluminación son amplísimas. Algunas luces LED se parecen físicamente a las bombillas tradicionales, pero hay muchísimas otras maneras de utilizar estos pequeños productores de luz. Incluso existen lámparas LED que se construyen con el objetivo de proporcionar una fuente lumínica permanente. Hay algunos dispositivos creados de forma híbrida en que una bombilla, es decir, una fuente “reemplazable” de luz se diseña de forma versátil para satisfacer una necesidad concreta de iluminación. La cuestión es que las luces LED ofrecen una amplísima gama de oportunidades de innovación en el área de la iluminación, sobre todo si los diseñadores salen del paradigma tradicional de la “bombilla reemplazable”. Estamos en una época de cambio en la tecnología de la iluminación, sobre todo en el entorno comercial.

La vida útil de un producto LED

La vida útil de un producto LED se mide y se contempla de forma diferente a la de cualquier otro producto de iluminación como pueden ser las bombillas incandescentes tradicionales o las lámparas compactas fluorescentes. Las lámparas LED no se queman ni dejan de funcionar de un momento a otro, sino que pasan por un periodo de depreciación lumínica, en que el brillo se va extinguiendo poco a poco. A diferencia de cualquier lámpara incandescente, el tiempo de vida útil de una lámpara LED se establece con una predicción de en cuánto tiempo decrecerá el poder lumínico de la lámpara en un treinta por ciento.

focos led

¿Qué mercado satisfacen las luces LED?

Las luces LED ya dominan algunas áreas del mercado de la iluminación y se utilizan de forma corriente en diversas situaciones, como por ejemplo para emitir luz suave en el interior de automóviles y aviones.

También son suficientemente brillantes como para un potente iluminado en un estadio, y suficientemente pequeñas y versátiles para añadirse en espacios tan inesperados como una prenda de vestir. Ya se han utilizado en el diseño de prendas innovadoras para ciclistas, con indicadores LED en diversos puntos para mejorar la seguridad de estos deportistas.

Las luces LED también empiezan a dominar el mercado de la iluminación médica, sobre todo gracias a su carácter confiable, y a su brillo blanco estable y continuo. Y ya hay LEDs diminutas en los modernos televisores de alta definición. En general el mercado global para todos los dispositivos de iluminación LED continúa aumentando dramáticamente año tras año. No es para nada algo extraño que en todos los ámbitos comerciales: desde inmuebles de oficinas, grandes centros comerciales y pequeños locales, las luces LED sean cada vez más utilizadas.

La diferencia entre las luces LED y otras fuentes de iluminación

Las diferencias entre las luces LED y otras fuentes de iluminación van más allá de la técnica tras estos eficientes dispositivos. En términos generales, las luces LED son más eficientes, más versátiles y tienen mayor tiempo de vida útil, pero ¿cuáles son los detalles que hacen tan amplia esta diferencia?

Las luces LED son fuentes de luz direccionales, es decir, emiten luz en una dirección específica, a diferencia de las bombillas incandescentes y las lámparas CFL que emiten luz y calor en todas direcciones. Este pequeño detalle implica que las luces LED pueden usar la luz y la energía de una manera más eficiente en muchas aplicaciones. Un pequeño “pero” sería que hace falta un diseño e ingeniería más sofisticados para producir una luz LED que brille de forma “común” en todas direcciones.

Las luces LED de colores pueden presentarse en tonos ambar, rojizos, verdes y azulados. Para producir la luz blanca, se combinan LEDs o se cubren con un material fosfórico que convierte el color de la luz en la luz blanca a la que estamos acostumbrados.

Las luces LED con mejor calificación energética tienen una gran calidad de color, una producción suficiente y bien distribuida con una amplia garantía.

La durabilidad de las luces LED disminuye también la inversión de energía gris necesaria para su producción, con lo que se reduce el impacto ambiental y la huella de carbono de cada punto de iluminación utilizado en un local comercial.

Ventajas de la iluminación LED

Las ventajas de la iluminación LED se están haciendo cada vez más populares y apreciadas, sobre las tradicionales bombillas incandescentes, las bombillas halógenas y las fluorescentes. Para empezar, por su atractivo, sus parámetros de eficiencia energética, su eficiente relación costo-beneficios y su durabilidad.

Sin embargo, es importante remarcar que para un local comercial simplemente cambiar sus lámparas por luces LED no es la mejor forma de aprovechar y explotar a fondo los ahorros ofrecidos por este tipo de lámparas. Es importante que el negocio en cuestión realice un diseño específico que explote las enormes ventajas de las luces direccionales LED.

Aun así, de forma general no es tan difícil preparar una nueva forma de iluminación para marcar la diferencia en cuanto a calidad de luz y costos de forma relativamente rápida y sencilla.

A pesar de que las luces LED están adquiriendo rápidamente precios más accesibles y competitivos, aún son más caras que los tubos fluorescentes tradicionales en oficinas y locales comerciales. Pero lo que hay que recordar es el tiempo de vida útil mucho mayor: hasta 70 mil horas, es decir de 8 a 10 veces más que las lámparas tradicionales.

iluminaria

Además, al no haber filamentos, las luces LED soportan mejor las inclemencias del clima y el hecho de encenderlas y apagarlas de forma frecuente, lo que las hace ideales para la iluminación en locales comerciales.

Otra ventaja de las luces LED está en sus dimensiones. Como pueden medir incluso 2 mm, se las puede utilizar para una iluminación puntual en espacios específicos y difíciles de alcanzar. Además, la luz tiene una calidad cosmética mucho mayor gracias a la forma en que se produce: la luz de colores se realiza vía una mezcla de luz y no añadiendo filtros adicionales.

Mención aparte merece el hecho de que las luces LED contienen menos mercurio o gases dañinos, ni emiten rayos ultravioletas, y de hecho emiten menos dióxido de carbono que una lámpara incandescente tradicional. Todo ello las hace más ecológicas en un amplio sentido del término.

Todas las ventajas técnicas enumeradas se traducen en una propuesta por demás interesante en términos de ahorro y de optimización del uso de la energía en un local comercial. ¿Te interesa una auditoría energética para tu local comercial? En nuestro portal encontrarás seguro el especialista perfecto para realizarla. Lo que sí es seguro es que dentro de las recomendaciones que te dé para mejorar la eficiencia energética de tu local comercial, el uso de una bien diseñada iluminación LED será una de las claves para economizar y mejorar la calificación energética del local.