Mantener un ambiente confortable dentro de tu vivienda solo es posible si instalas los mejores aislamientos térmicos y acústicos pero el gran dilema es: ¿Cómo elegirlos?

Tener una casa con un buen diseño y bien distribuida puede que no sea suficiente para tu comodidad pues existen otros elementos que inciden en el confort.

Entre ellos, la correcta regulación de la temperatura y el control de los ruidos externos que, verdaderamente, pueden convertirse en una pesadilla cuando se intenta descansar en casa.

Por esta razón desde CertificadodeEficienciaEnergetica.com te dejaremos esta guía para que puedas conocer todo al respecto de los aislamientos térmicos y acústicos.

rayos calor

 

Consideraciones previas sobre los aislamientos térmicos y acústicos

35% del gasto energético es culpa de un mal aislamiento térmico

Además de ser un tema de confortabilidad, no contar con un adecuado aislamiento térmico en tu vivienda puede estar generando un consumo energético innecesario.

Se estima que se puede reducir el gasto en la factura de la luz entre un 30%-35% si logras, a través del aislamiento térmico, reducir las pérdidas de frío y/o calor en el interior de la vivienda.

De este modo, puedes mejorar el rendimiento de los equipos de climatización bien sea refrigeración o calefacción dependiendo de la época del año o la zona en que te encuentres.

Aislamiento acústico una gran necesidad para tu salud

Dentro de nuestra vivienda podemos estar expuestos a una serie de ruidos como el sonido de los robots de cocina, la lavadora, la TV, la radio y demás equipos electrónicos.

Sin embargo, controlarlos depende de nosotros y de nuestros hábitos pero ¿Cómo controlar el ruido exterior si no depende de ti?

El tráfico de la ciudad, las bocinas e incluso el ruido que generan tus vecinos puede colarse en tu hogar sin previo aviso impidiendo que éste sea un lugar plácido para el descanso y el relax.

Se estima que 65 decibeles (dB) es el nivel máximo de ruido que debería existir en una vivienda y, en ocasiones, parece imposible lograrlo.

Los ruidos excesivos constantes pueden causar insomnio, ansiedad, pérdida de concentración y, en general, desestabilizar la salud de un individuo; entonces ¡vale la pena ocuparse de la acústica!

Ventajas de mejorar el aislamiento térmico y acústico de tu vivienda

chica confort navidad casa

 

  • Aumentas el confort en el interior de tu vivienda.
  • Reducción drástica de la factura de electricidad.
  • Al bajar el consumo energético, aportas menos CO2 a la atmósfera.
  • Cuidas tu salud y la de tus familiares.

El adecuado control de la temperatura interior permite adicionalmente reducir la humedad interior y la aparición de moho, bacterias y demás agentes causantes de enfermedades.

Otra gran razón es que puedes ganar nuevos espacios dentro de tu propia vivienda que antes no usabas frecuentemente por no tener una temperatura óptima, tales como los sótanos.

¿Cuáles son los puntos débiles de una edificación?

En la actualidad las nuevas construcciones, por imperativo legal, desde un principio  están tomando medidas en cuanto aislamiento térmico y acústico.

No obstante, la realidad es que, actualmente, la mayoría de construcciones de España son muy antiguas y carecen de los aislamientos térmicos y/o acústicos necesarios. Podríamos estimar que un 80% del parque actual de edificaciones de España fueron construidas sin considerar aspectos térmicos y/o acústicos y, por ello, es necesario ahora realizar reformas para su optimización.

Dentro de la mayoría de las edificaciones hay elementos que son a los que más se les deben prestar atención. Éstos son los llamados puntos débiles en cuanto aislamiento térmico:

  • Fachadas

Constituyen en un gran porcentaje la llamada envolvente térmica de la edificación. Al mejorar el aislamiento en ellas se puede conseguir notorios resultados en el interior de las viviendas.

  • Cubiertas y techos

Están expuestos directamente a la incidencia solar, nieve o lluvia, por tanto, pueden transmitir con facilidad la temperatura al interior de la vivienda.

aislamiento techo

 

  • Suelos

Normalmente son olvidados al hablar de aislamiento térmico, sin embargo, éstos pueden ser los causantes de gran pérdida de temperatura, especialmente si existen sótanos.

  • Puertas, ventanas y cristales

Se debe cuidar el aislamiento de los marcos y cierres que pueden ocasionar pérdidas de temperatura.

De igual modo, es importante el material con el que están fabricados. Como en las paredes, las puertas y ventanas deben aportar aislamiento.

Una solución para cada elemento de la vivienda

Cuando queremos hacer reformas para mejorar el aislamiento térmico y acústico, el primer paso que se debe dar es hacer un estudio o diagnóstico de los puntos débiles de la edificación.

Si tu inmueble posee el certificado de eficiencia energética puedes utilizar el informe que realiza el certificador energético porque en él se detallan los elementos de la envolvente térmica que pueden ocasionar fugas térmicas.

Así podrás dirigir los esfuerzos conforme a las prioridades y hacer una buena planificación. También hay que tener presente que cada elemento puede requerir una solución distinta.

Por ejemplo, en el caso de los techos y cubiertas es muy importante considerar que el material elegido para el aislamiento y su sistema de fijación.

Igualmente, en las fachadas, si el aislamiento se realiza por el exterior debe ser lo suficientemente apto para resistir la humedad.

Cómo controlar la temperatura y el ruido

Es ideal que el material seleccionado sirva como buen aislante térmico pero que además ofrezca un buen control de los ruidos exteriores.

Por ejemplo, es una buena solución escoger los cristales adecuados en las ventanas que permitan solucionar eficientemente el aislamiento térmico y también acústico.

Para ello, se puede optar por ventanas que cuenten con relleno de PVC dentro de la unidad de doble acristalamiento y si se quiere mayor protección al ruido se puede ampliar el espacio entre los vidrios. También puedes instalar espuma acústica en las zonas más expuestas a ruido externo.

espuma ruido

Lo que debes saber antes de hablar de aislamiento térmico

Antes de seguir abordando sobre los mejores aislamientos térmicos es imprescindible tener claro ¿Cómo actúa el calor y cómo se transporta?

Transferencia de Calor ¿Qué es?

El calor se transporta siempre desde la zona o elemento más caliente hacia la zona o elemento más frío entregando energía calórica hasta que se logra alcanzar el equilibrio térmico.

Esto quiere decir que durante la época invernal el calor que se encuentra en el interior de una edificación intentará calentar los muros y los techos que al estar en contacto con el exterior estarán más fríos.

Resulta imposible detener la transferencia de calor pero si se puede hacer más lenta al utilizar los correctos aislantes térmicos.

¿Qué queremos decirte con esto?

¡No existe el aislante térmico perfecto!

Ninguno detiene por completo la transferencia térmica pero un buen aislante puede dificultar el paso del calor y reducir su avance independientemente de la dirección del flujo.

¿Cómo se transfiere el calor?

La energía calórica se puede transportar de tres modos: por convección, radiación o por conducción.

  • Convección, el calor se transporta por medio de los fluidos (aire y agua) que al mezclarse con un fluido de menor temperatura se genera la transferencia de calor.
  • Radiación, los objetos calientes irradian calor, tan solo con acercarnos a ellos se puede percibir la temperatura.
  • Conducción, el calor se transporta por medios sólidos, líquidos o gases en contacto como, por ejemplo, cuando los techos de una edificación se calientan por la acción de los rayos solares y por este calor llegar el interior de la vivienda o cuando sucede lo contrario en invierno.

Otros conceptos básicos que debes conocer

Estos son los conceptos o aspectos claves que debes tener en cuenta al momento de escoger el aislamiento térmico de cualquier elemento de tu vivienda:

Conductividad térmica

Se identifica como λ (landa) y depende exclusivamente del tipo de material. Cuanto más bajo sea su valor mayor será su resistencia a la transmisión del calor en el sentido del flujo.

Los aislantes generalmente tienen una conductividad térmica (λ) que oscila entre 0.028 -0.040.

Resistencia térmica

Se refiere a la capacidad de un material aislante o de la envolvente de una vivienda a oponerse al paso del calor, la resistencia térmica se expresa Rt= λ/e.

Es decir, para lograr una alta resistencia térmica se deben instalar aislantes con baja conductividad térmica y un gran espesor.

Espesor del material

A medida que el espesor del material seleccionado sea mayor, éste tendrá mayor resistencia térmica.

No hay que olvidar que la resistencia térmica de un material se calcula como el cociente entre el espesor y su conductividad (Rt=e/λ).

Densidad del material

Los materiales más densos presentan mayor conductividad además de ser una característica que determina su rigidez lo cual incide en si será apto, o no, para usarlo en cerramientos o determinados elementos.

Factor de resistencia a la difusión del vapor μ

Este factor mide la capacidad del material aislante de resistir el paso del vapor de agua y se relacionado con el riesgo de condensaciones en superficies frías.

Transmitancia Térmica

La transmitancia térmica (U) es el inverso de la resistencia Térmica (RT), es decir refleja la cantidad de calor que atraviesa un material o una serie de materiales como es el caso de una pared.

¿Cuál es el mejor aislante térmico?

El mejor aislante será el que cumpla con los siguientes parámetros:

  • Se caracterice por una baja conductividad y una alta resistencia térmica que pueda proteger contra el frío y el calor.
  • Que posea una alta resistencia al paso del calor (Rt). Se considera que elementos con una R entre 2 y 2,5 es un buen aislante.
  • Debe ser seguro y tener adecuada resistencia contra el fuego.
  • No debe liberar sustancias nocivas para la salud.
  • Capaz de absorber el ruido para actuar además como aislante acústico.
  • Que se adapte a las características particulares del elemento o edificación.

Tipos de materiales usados para aislamientos térmicos y acústicos

  1. Aislamientos de tipo mineral.

Lana de roca.

aislante térmico lana roca

 

Es un tipo de aislamiento elaborado a partir de roca volcánica fundida, funciona además como aislante acústico y tiene buena resistencia al fuego.

Es ideal para el aislamiento térmico en suelos, paredes interiores y fachadas ventiladas que se encuentren expuestas o no al contacto directo con el agua, posee conductividad térmica baja de 0,037 W/mk.

Fibra de vidrio.

Deriva de arenas, silicatos y boratos. Funciona muy bien para el aislamiento de paredes interiores, falsos techos y para bajo cubiertas, también se puede usar en fachadas y suelos si su presentación es de alta densidad.

Es un buen aislante de sonido y distintos ruidos. Además es seguro porque no es inflamable.

  1. Aislamientos sintéticos

Poliuretano.

Es un material plástico que puede encontrase en distintas formas: rígido o en espuma, tiene una alta capacidad aislante debido a su baja conductividad térmica.

Con este material se puede alcanzar fácilmente valores de aislamiento térmico exigidos en el CTE usando el mínimo de espesor lo que evita la pérdida de espacio.

Poliestireno expandido (EPS)

Conocido como corcho blanco, se trata de una espuma rígida conformada por celdas contiguas entre sí que albergan aire.

Es un material ligero, económico y con la gran ventaja que es sencillo de instalar. Es perfecto para el aislamiento de fachadas, paredes, suelos y techos. Una de sus mejores cualidades es su impermeabilidad.

Poliestireno extruido (XPS).

Este material aislante resultante de la extrusión del poliestireno en presencia de un gas espumante, es similar al EPS pero una de sus grandes cualidades es que puede mojarse sin problemas.

Es resistente al peso, no se deforma. Además es adecuado para elementos expuestos a la humedad como las fachadas y cubiertas.

  1. Aislamiento eco amigables

Corcho

Posee una enorme capacidad aislante. Ofrece una alta durabilidad y es utilizado en paredes y suelos. Es resistente a la humedad, antiestático, hipo-alergénico y no emite olor.

Otro punto a su favor es que se trata de un material estético. No hace falta recubrirlo en algunos casos, permitiendo su integración con el diseño sin gastos adicionales.

Geotextil

Se elabora a partir de materiales de origen textil reciclados. Tiene un gran potencial térmico y acústico. Es duradero y se comporta adecuadamente ante la presencia de vapor de agua.

Resistente a la tracción y no se desgarra fácilmente. No produce efectos secundarios a la salud.

  1. Aislamientos de tipo reflexivo

En este grupo se encuentran los materiales multicapa y burbuja. Aislantes de una o varias capas, tales como aquellos materiales multicapa que incluyen espumas en su interior.

O los que constan de una estructura de burbujas de polietileno y aluminio. Entre las características más favorables es que son de poco espesor y son ideales para colocar bajo friso o en estructuras de cartón yeso y bajo las cubiertas inclinadas.

¿Aislamiento térmico interior o exterior?

El aislamiento exterior en fachadas y cubiertas puede realizarse desde su interior o en su exterior. Decidir entre alguno de estos dos va depender de las características del elemento y de nuestras necesidades.

Por ejemplo, cuando no se desea la intervención en el interior de la edificación al realizar reformas y las características del inmueble lo permiten, entonces es mejor optar por aislamiento exterior.

Cuando se emplea aislamiento térmico en la cara exterior de las fachadas, esta es una solución constructiva que se conoce como SATE o Sistema de Aislamiento por el Exterior.

En las cubiertas se puede instalar el aislamiento térmico por la parte exterior del cerramiento independientemente si estas son planas o inclinadas.

Ventajas del aislamiento térmico exterior

  • Se puede trabajar sobre todos los puentes térmicos reduciendo su valor de transmitancia térmica incluyendo los pilares, frentes de forjado, contornos y uniones entre cubierta y el suelo.
  • No afecta la superficie útil interior.
  • La ejecución no altera el interior de la vivienda ni las actividades de los ocupantes.
  • Mayor aprovechamiento de la inercia térmica del cerramiento por el interior
  • Permite mejorar el aspecto de las fachadas lo que produce una revalorización del inmueble.

Ventajas del aislamiento térmico interior

Aunque con este tipo de aislamiento se puede reducir la superficie útil de los espacios interiores, presenta 2 grandes ventajas:

  • Es más económico que el aislamiento exterior.
  • Se puede trabajar por áreas, conforme al presupuesto disponible.

Consideraciones finales para elegir el aislamiento térmico y acústico

aislamiento casa
  1. La elección del mejor aislamiento térmico y acústico va depender básicamente de 3 aspectos: las necesidades del inmueble, la viabilidad técnica y el presupuesto.
  2. El material seleccionado debe presentar buenas propiedades en cuanto a conductividad térmica pero además satisfacer las demandas en cuanto a seguridad y acústica.
  3. Los materiales minerales, reflexivos y sintéticos son una gran opción pero además es valorable considerar las opciones ecológicas si se desea ser respetuosos con el medio ambiente.
  4. En definitiva, la correcta selección de los materiales aislantes térmicos y acústicos debe estar dirigida a proporcionar un incremento en la confortabilidad de los usuarios sin sacrificar otros aspectos.
  5. Los beneficios asociados de este tipo de reformas será la reducción en el consumo energético y la posibilidad de optar por una mejor calificación energética.

Si deseas asesorarte al respecto puedes contactar con alguno de los profesionales de nuestra plataforma y estaremos encantados de atenderte ¡contáctanos ahora!

Directorio de Certificados Energéticos