Recomendaciones para vender o alquilar tu vivienda

Sabemos que no son buenos tiempos para la vender o alquilar tu inmueble y por eso hasta el último detalle es importante. Hay cualidades propias de la casa que no podemos cambiar como la situación y la orientación pero otras muchas están en nuestras manos. Estos pequeños consejos que carecen de complejidad pueden marcar la diferencia y hacer que su vivienda sea vista con otros ojos por los compradores. La primera impresión del inmueble por parte de los compradores es trascendental.

- Lo primero que debemos hacer es ordenar y limpiar la vivienda, retirar los objetos cotidianos y despejar  zonas de paso. Limpiar cristales y espejos, dar abrillantador en suelos y muebles e incluso pintar las paredes con colores suaves que ayudarán a mejorar la percepción que tenga el comprador de la vivienda. Hay que prestar especial cuidado en la higiene de cocina y cuartos de baño, debemos retirar las viejas alfombras y toallas, sustituir las cortinas de la ducha...

- Otra de las acciones a llevar a cabo es despersonalizar la vivienda,  quitar los enseres innecesarios y recuerdos personales,  sustituir o retirar el mobiliario anticuado. Aunque signifiquen mucho para ti pueden no ser del agrado del comprador y que no sienta la posibilidad de crear allí un hogar. Organiza los armarios de manera que ofrezcan sensación de orden y amplitud.

- La iluminación de la vivienda es un aspecto que tendrá en cuenta el comprador, debemos subir persianas y dejar encendidas las lámparas en el transcurso de la visita.

- Debes verificar el correcto funcionamiento de persianas, interruptores, enchufes, grifos, puertas y cajones. Esas pequeñas reparaciones sin apenas coste económico pueden ser el detalle que haga que nuestro comprador descarte la vivienda.

- La vivienda debe estar ventilada para evitar olores desagradables de los baños, de humedad, de una posible mascota... Y a la hora de la visita es fundamental que la vivienda se encuentre a una temperatura agradable.

- Cuida los accesos de la vivienda: fachadas, zonas comunes, jardines, porches... cambia el felpudo, coloca unas flores, limpia la piscina, repara la puerta de entrada...

- Busca un buen profesional que realice el certificado de eficiencia energética de tu vivienda y que obtenga la mejor calificación posible. Para los compradores o inquilinos este dato es esencial ya que de él dependerán los futuros gastos que genere el inmueble.

- Recopila toda la información que el comprador pueda demandar como por ejemplo: colegios y centros de salud cercanos, comercios de la zona, importe de los impuestos asociados a esa propiedad...

La puesta en  práctica de estos consejos no garantiza el éxito pero sin duda ayudará a crear esa necesaria buena primera impresión. Y si necesitas ayuda para poner en marcha estas recomendaciones ponte en manos de profesionales.

 

Te gusta este artículo? Compártelo.