La necesidad de certificar energéticamente una vivienda

Cuantas veces os habréis preguntado: ¿cómo es la vivienda de mi vecina? Bien pues esta pregunta es muy fácil de responder….tan sólo tienes que mirar la etiqueta energética correspondiente a su vivienda. Para que os hagáis una idea es como si vas a comprarte un automóvil, lo primero que te va a decir el comercial es cuanto combustible consume, con esto ya te puedes hacer una idea del nivel y de la eficiencia del automóvil ¿verdad?, pues con las viviendas ocurre lo mismo.

Otro símil más parecido aún si cabe, valga la redundancia, es cuando vas a comprar un electrodoméstico de gama alta y el comercial una vez más te muestra la etiqueta energética (con gran parecido a la de las viviendas, por cierto) para demostrar que el electrodoméstico elegido es el que menos gasta y el que menos emisiones de CO2 expulsa al medio ambiente. La etiqueta energética de las viviendas tiene una escala de mayor a menor grado A,B,C,D,E,F, y G siendo ésta la de menor grado. Por ello, según el nivel que haya obtenido energéticamente el inmueble se podrá comprobar y comparar una vivienda con otra. Además, este grado lleva ímplicito que cualquier persona al conocerlo va a tener la seguridad que cuanto más alto esté situado en la escala su vivienda va a ser mejor en cuanto al nivel de aislamiento de sus cerramientos.

Por todo ello, la necesidad de certificar una vivienda se hace necesario y ahora obligatorio, según el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, en cuanto obtener una referencia para definir una vivienda. No obstante, la certificación de viviendas contiene ventajas para el solicitante ya que una buena calificación supone una revalorización en el caso de que un futuro quiera o necesite vender el inmueble, oficina o local. Además la realización del Certificado Energético lleva un anexo donde indica al solicitante las mejoras posibles a realizar por el propietario para subir la escala energética dos grados en el caso que haya obtenido una calificación C,D,E,F y G y un nivel en el caso de haber obtenido la calificación A o B.

Te gusta este artículo? Compártelo.